Los salarios de eficiencia corresponden a una teoría económica que señala que algunas empresas voluntariamente ofrecen salarios por encima del nivel de equilibrio con el fin de aumentar la productividad de sus trabajadores.

Los salarios de eficiencia suponen un incentivo para que el trabajador se esfuerce más, ya que sabe que no encontrará un empleo similar con el mismo nivel de salario. Las empresas por su parte, también se benefician de salarios más altos ya que aunque tienen que pagar un poco más, el aumento de productividad les compensa el mayor gasto.

La necesidad de pagar salarios más altos que el equilibrio de mercado con el fin de inducir un mayor esfuerzo es un reflejo de la asimetría de información en el mercado laboral. Debido a que los empleadores no pueden conocer ni medir con exactitud el esfuerzo que hace cada trabajador, la norma es que se pague un salario estimado que no necesariamente compensa a los trabajadores que se esfuerzan más que el promedio.

Razones para el uso de los salarios de eficiencia

Existen varios razones que pueden justificar el pago de salarios por sobre el nivel de equilibrio de mercado. A continuación explicamos algunas de las más importantes:

  • Minimizar los costos de rotación de personal: encontrar y seleccionar nuevos trabajadores es costoso para las empresas. Para reducir la rotación de personal las empresas pueden estar dispuestas a pagar salarios más altos de modo que sus trabajadores se esfuercen por conservar sus puestos de trabajo.
  • Aumentar la productividad de los trabajadores: un mayor salario es una motivación para los empleados que sienten reconocido y valorado su trabajo. Asimismo, al constatar que reciben un salario por encima del equilibrio de mercado valorarán más su puesto de trabajo y se esforzarán más en conservarlo.
  • Confiar en los empleados: existen puestos de trabajo en donde el empleador requiere depositar una gran confianza en sus trabajadores, así por ejemplo en el caso de resguardar grandes sumas de dinero o secretos industriales. Para evitar que los trabajadores traicionen a su empleador este les ofrece un alto salario, de modo que les resulte muy costoso perder su puesto.
  • Mejorar la nutrición: en el caso de países pobres un aumento de salario puede permitir que los trabajadores se alimenten mejor y así sean más productivos