El término sobrevalorado se refiere al estado que el que se encuentra un activo a la hora de estudiar su valorización o cotización y observar que éste se encuentra por encima de lo que podría considerarse como su valor real o justo.

Por definición, se denomina como sobrevalorado a algo que cuenta con un precio mayor a su valor real. Varios ejemplos que se pueden encontrar en la economía en forma de sobrevalorado o infravalorado (caso opuesto), son las acciones de una empresa, los bienes inmobiliarios, divisas o monedas internacionales u otros tipos de activos financieros.

Es frecuente en los mercados financieros que se encuentren activos sobrevalorados, ya que es un fenómeno totalmente normal y que además deriva de la existencia de una mayor demanda de ese activo.

No obstante, el concepto de sobrevalorado a menudo resulta confuso y difícil de definir con exactitud ya que se da por supuesta la existencia de varios niveles de sobrevaloración. Es decir, puede considerarse a una acción como muy sobrevalorada o poco sobrevalorada.

A menudo se producen notables sobrevaloraciones ateniendo a modas u otros factores emocionales y sociales que provocan el sobrevalor de algo en particular y la consiguiente subida de su precio de manera meteórica. Así ha ocurrido en diferentes periodos históricos como fue la Tulipomanía.

En la economía, las situaciones de sobrevaloración suelen tener fin con diferentes sucesos, como disminuciones de cotización de las empresas. Por otro lado, también es posible que ante un periodo de sobrevaloración continuada en el tiempo se vea como se han inflado los precios y, tras una desmesurada inflación, aparezcan las denominadas burbujas económicas. Algo parecido sucedió hace años con la Burbuja de las punto-com.

En el caso de las sobrevaloraciones de divisas, los bancos centrales normalmente actúan a través de devaluaciones de sus monedas si su cotización internacional es mayor al de su poder adquisitivo real.

Habitualmente la sobrevalorización conlleva un menor interés por parte de los inversores, debido a que se produce tal aumento de precio que la cotización se aleja de lo que es percibido como el valor real del activo en cuestión, por lo que nadie pagaría tanto por algo que se supone que no lo vale.

De hecho, es en estos periodos cuando las estrategias de inversión sugieren vender y aprovechar dicho precio para generar un mayor beneficio. Suele pensarse que cuando el precio ya es alto, lo más probable es que en el futuro caiga, es decir, hay altas probabilidades de que el precio caiga.