El subsidio es una ayuda extraordinaria por parte de la administración pública para estimular la demanda de un bien o proteger a un colectivo.

En economía, los subsidios son ayuda que los poderes públicos otorgan a determinados ciudadanos con el fin de poder acceder a los bienes y servicios básicos. En este sentido, la administración puede hacer bajar el precio de un bien al público general para que este pueda acceder a él por ser un bien estratégico o básico para la población. Por ejemplo, en algunos países se subvenciona alimentos básicos como el pan o el pollo con el fin que los oferentes puedan bajar sus precios pero que, sin embargo, no pierdan ingresos, ya que la administración les abonó el diferencial. También, se produce en casos como la luz o la calefacción.

Por otro lado, el subsidio puede darse en aquellas situaciones en las que la falta de protección o ingresos pueden desencadenar bolsas de marginación y pobreza. Es el caso de los subsidios a desempleados una vez que agotan su prestación por desempleo, que constituye un derecho al haber cotizado por ella; o en casos en los que no se tenga derecho a la anterior. En estas situaciones, los gobiernos ponen ayudas adicionales o subsidios con los que ayudar a cubrir unas necesidades básicas de alimentación y coberturas.

Los subsidios son considerados como estímulos para incentivar el consumo de un bien o como asistencia social en aquellos casos en riesgo de pobreza.

Los efectos de los subsidios en la economía

Los subsidios son fomentados por determinados gobiernos con fines sociales, sin embargo, también tienen detractores que afirman que los subsidios sólo sirven para disuadir la mejora social o los esfuerzos por conseguir un empleo. Las ideologías liberales entienden que los subsidios a la producción rompen con el principio de competencia que hace generar y mejorar la economía, y más aún en aquellos casos en los que se instaura un subsidio por desempleo, que puede desincentivar a conseguir un empleo y a reorganizar el mercado de trabajo vía reducción de costes al haber una mayor demanda laboral.