La tarjeta de débito, también conocida como dinero electrónico o de plástico, es un instrumento financiero emitido por un banco o caja de ahorros que permite al cliente acceder al saldo que dispone en su cuenta corriente asociada a la tarjeta. De hecho, el pago en una tarjeta de débito conlleva de manera directa el cargo en dicha cuenta de la que es titular.

Igualmente, la tarjeta de débito facilita la adquisición de los artículos y productos que se deseen en los comercios y establecimientos que la aceptan como medio de pago, al tiempo que permite realizar extracciones en efectivo de su red de cajeros automáticos y otras operaciones (como recargar un móvil con tarjeta prepago, completar transferencias, etc.).

De cualquier modo, se le llama “tarjeta” debido a que consiste en un dispositivo de plástico intransferible, del tamaño de una tarjeta de visita, con el logotipo y nombre del banco, un número de identificación, el nombre del titular, la fecha de vencimiento de la misma (expresadas con mes y año) y que cuenta, además, con una banda magnética en la que se almacena información con la identificación de su dueño y otros datos relacionados.

Tipos de tarjetas de débito

Se pueden agrupar en tres categorías:

  • Tarjetas de débito para adultos: son las más comunes; están asociadas a una cuenta corriente y no se paga comisión si se saca dinero de los cajeros vinculados con el banco o caja emisor de la tarjeta.
  • Tarjetas de débito para jóvenes: este tipo de tarjetas tienen ventajas asociadas a la edad de sus titulares; es decir, la estrategia de la banca al ofrecer este servicio es captar a futuros clientes y fomentar el ahorro en los jóvenes. Existen desde tarjetas para niños recién nacidos, hasta el Carné joven “Euro -26” y el “Euro +26”, que incluyen descuentos en alojamientos, transportes, actividades culturales o cursos, entre otros.
  • Tarjetas prepago: en este caso, el titular carga una cantidad de dinero para poder realizar operaciones hasta consumir el importe. Un tipo de las tarjetas prepago son las virtuales o, en otros términos, las que sirven únicamente para el pago a través de Internet.

Ventajas de la tarjeta de débito

  • Evita tener que llevar efectivo siempre en el bolsillo.
  • Facilita saber en todo momento el gasto que se está haciendo con la tarjeta.
  • Permite retirar efectivo de los cajeros automáticos las 24 horas del día sin ningún cargo de intereses, siempre y cuando pertenezca a la misma red de cajeros.
  • Hay ciertos descuentos, sorteos y puntos en algunos comercios por pagar con la tarjeta (promociones).

Recomendaciones de seguridad

  • Cuide la privacidad de su clave secreta y evite compartirla con terceros.
  • Cambie periódicamente los códigos personales de identificación (PIN).
  • Utilice códigos secretos difíciles de adivinar.
  • Memorice su clave secreta; evite llevarla escrita.
  • Cuente su dinero discretamente.
  • Asegúrese de retirar la tarjeta después de realizada la operación en el cajero automático y espere a que la pantalla vuelva al inicio.
  • Siga sólo las recomendaciones indicadas en el recinto del cajero automático. Evite consejos de desconocidos.
  • No realice operaciones en el cajero con personas desconocidas cerca.
  • Retire y guarde los justificantes obtenidos en los cajeros automáticos, así evitará que terceros los usen para su beneficio.
  • Revise frecuentemente los saldos de sus cuentas bancarias.
  • Si el cajero automático retiene su tarjeta, bloquéela y dé aviso inmediato a su banco.

El redactor recomienda:

Tarjeta de crédito

Diferencias entre tarjeta de crédito y débito