La tasa de variación del PIB (Producto interior bruto) es una medición frecuentemente empleada en el estudio económico para estudiar los incrementos o disminuciones que experimenta el PIB en determinados periodos de tiempo.

Los periodos comprendidos a la hora de realizar cálculos de tasas de variación suelen ser de un año generalmente, o también por trimestres. Básicamente la tasa de variación del PIB es bastante útil a la hora de observar y medir el crecimiento económico que un país o territorio ha experimentado en dicho periodo y otorgado a este cambio un valor porcentual. Analizando la evolución que desarrolla el PIB de un país podemos comprobar, por definición, los cambios en la productividad del mismo en cada momento.

Fórmula de la tasa de variación del PIB

El cálculo de esta tasa se realiza dividiendo un valor PIB menos otro valor PIB anterior entre este mismo número y multiplicado por 100 para obtener el resultado expresado como porcentaje:

En esta expresión matemática es usualmente empleado el PIB real en lugar del PIB nominal, ya que de este modo es posible medir el crecimiento real de la economía sin tener en cuenta la influencia de otros factores como la inflación o la deflación. Ver diferencia entre nominal y real.

Mediante el empleo de este simple y rápido cálculo se puede conocer fácilmente la variación entre dos momentos determinados, comprobando si ha existido un incremento de la variable (cuando el resultado es mayor a 0%) o una disminución de la misma (cuando el resultado es menor a 0%) en dicho periodo de tiempo.

Por otro lado, conociendo la tasa de variación para un tiempo determinado, como hemos visto, es posible además averiguar nuevas tasas de variación para varios periodos. En otras palabras, si tenemos la tasa anual, podemos calcular tasas semestrales o trimestrales.

Ejemplo de cálculo de la tasa de variación del PIB

Imaginemos un caso simple en el que el valor del PIB real para el año 2008 en España fue de 8 billones de euros y que en el año siguiente, el 2009, fue de 7 billones de euros. Para conocer la variación que sufrió el producto interior bruto, y por tanto si la economía española creció o decreció, sustituiríamos en la fórmula anterior:

Tasa de variación = [(PIB del 2009 – PIB del 2008) / PIB del 2008] x100

Por lo tanto: Tasa de variación = [(7-8)/8] x100 = -12.5

Es decir, al obtener un valor negativo podemos concluir que el PIB varió negativamente en un 12.5 %, por lo que la economía decreció en dicho periodo de tiempo.