El teorema de la telaraña es un modelo que representa y explica cómo se alcanza el equilibrio en determinados mercados, en lo que las decisiones de producción y consumo están alejadas en el tiempo.

Según el teorema de la telaraña, estaríamos hablando de que el mercado se adapta a una determinada modificación o proceso de reajuste. Estos mercados estudiados suelen ser generalmente de producción cambiante o discontinua. Este tipo de situaciones suele aparecer en mercados de libre competenciaUn ejemplo de este tipo de situaciones es el agrícola, en el cual existe dicho periodo de tiempo de espera entre ambos momentos, desde la producción hasta la decisión de consumo por los demandantes. El precio del trigo no es el mismo en el momento que se cultiva, que cuando se recolecta. Por lo que muchos productores deciden protegerse de la variación de precios mediante derivados financieros.

A través de esta teoría es posible comprender los movimientos o ajustes que las funciones de oferta y demanda experimentan. Desde que los productores deciden ofrecer el bien o servicio hasta que los consumidores toman la decisión de hacerse con él. En otras palabras, la cantidad de producto ofrecido en el mercado variará según su precio de un periodo anterior.

También suele aparecer en situaciones en las que existe un precio demasiado alto, lo que provoca un exceso de oferta. Es decir, si bajara el precio se daría mejor salida a la producción. No obstante, a dicho nuevo precio también bajaría la cantidad ofrecida, creándose entonces un exceso de demanda. Si siguiéramos así sucesivamente cediendo terreno entre oferta y demanda acabaríamos alcanzando un punto de equilibrio. Gráficamente este proceso tiene forma de telaraña, y de ahí el nombre del concepto.

Teorema de la telaraña

Modalidades del teorema de la telaraña

Dependiendo de las elasticidades de demanda y de oferta se desarrollarán dos escenarios diferentes:

  1. Modelo de equilibrio inestable o explosivo; en lugar de darse este acercamiento a la situación de equilibrio actúan fuerzas de alejamiento. Sucederá cuando las elasticidades sean ambas elásticas o ambas inelásticas.
  2. Modelo de equilibrio estable; las fuerzas actúan para conducir al mercado hacia el equilibrio. En este caso habrá ocurrido que la elasticidad de demanda será de una manera y la de oferta de otra.

Ejemplo del teorema de la telaraña

Siguiendo las explicaciones anteriores, podemos tomar como un sencillo ejemplo la demanda de helados en días normales y corrientes y un día de calor extremo. En ambos días pueden darse demandas de entre 40 helados en día normal a 300 en el caluroso. En este tipo de situaciones los vendedores de helados pueden aprovechar este cambio en la demanda para aumentar el precio de venta.

Habría ventajas tras este cambio: los demandantes podrían obtener el helado y los vendedores obtendrían mayor nivel de ganancias dado ese nivel de demanda que abastecen. Sin embargo, una sobreproducción también puede traducirse en ocasiones en menores ganancias, pues se habrá reducido la escasez y los demandantes no valorarán en ese punto el bien.

En resumen, este teorema está considerado como un modelo económico útil a la hora de predecir problemas de expectativas de precios y excesos de oferta o demanda en un mercado.