La teoría de valoración de opciones es una corriente de estudio económico que se encarga del estudio de este tipo de activos financieros, cuya rentabilidad depende de otros activos o de sus precios y en un marco de probabilidad.

Este tipo de estudios se desarrolló a finales del siglo XIX. No obstante fue en el siguiente en el que nuevos modelos y los avances de estudio económico destacaron, en especial con el trabajo de Fischer Black y Myron Scholes en los años 70.

Estos modelos son empleados para conocer el valor económico de activos financieros derivados en relación a sus rendimientos y su riesgo. Así la teoría de valoración de opciones ha servido para llevar a cabo valoraciones de tipos de deudawarrants o incluso patentes, entre otros muchos. Ver los tipos de opciones.

La propia naturaleza y la estructura de una opción hace necesario crear técnicas válidas para calcular sus valores actuales. Por ello, técnicas más comunes basadas en la actualización de flujos futuros como el VAN y el TIR no resultan adecuados.

Del mismo modo, esta teoría puede sirve en el análisis de inversiones con la misma metodología. Alternativamente, en el ámbito estratégico también tiene vigencia al ayudar en el estudio de la asignación de recursos que realiza una empresa, como valorando sus fondos propios y valorar su explotación.

Es especialmente importante porque ayuda a respaldar decisiones financieras, optimizar inversiones y el cálculo de dividendos con la medición del riesgo. Con lo cual, sigue el principio económico de maximizar el beneficio y la riqueza de los accionistas.

El modelo Black y Scholes como referente de la teoría de valoración de opciones

Se trata de una metodología de matemática financiera creada por Robert C. Merton a raíz de los estudios de Black y Scholes dentro del campo de la valoración. Su objetivo inicial era conocer valores de opciones de compra (o call) europea escrita sobre una acción, pero su uso fue extendido rápidamente a otros derivados.

Gracias a sus estudios, creó un modelo matemático de estimación muy aproximada de valores en el presente de opciones sobre acciones que rápidamente fue aceptado y extendido en el mundo financiero y económico gracias a su precisión y sencillez.

Este modelo analiza el valor de opciones a partir del precio del activo subyacente a la opción, el cual sigue un proceso continuo estocástico de evolución Gauss-Wiener, con media y varianza instantánea constantes.

El hecho de que esta técnica se centre únicamente en el estudio de la volatilidad explica su sencillez matemática, suponiendo como fijas otras variables como el precio del subyacente, el tipo de interés o el vencimiento.

La teoría de valoración de opciones ha experimentado en las últimas décadas un pronunciado avance, con su correspondiente modificación y desarrollo debido a la significativa evolución en el mismo periodo de los distintos activos financieros que han ido apareciendo en el mercado, cada vez más complejos. Es decir, se han producido nuevas necesidades de valoración.