El tomador es aquella persona natural o jurídica que suscribe y acepta las condiciones de la póliza de seguros. De esa forma, se obliga a pagar la prima correspondiente y a cumplir con todos los demás compromisos que se desprenden del acuerdo.

El tomador puede ser el mismo asegurado, quien es el individuo o entidad protegida. También puede haber una coincidencia con la figura del beneficiario, quien es el receptor de la indemnización. Sin embargo, existe la posibilidad de que todos estos sujetos sean distintos.

Cabe mencionar que se conoce como tomador además a la persona a nombre de quien se gira una letra de cambio (y otros títulos financieros).

Funciones del tomador del seguro

Entre las funciones del tomador del seguro destacan:

  • Tiene la capacidad de designar a su(s) beneficiario(s), quien(es) recibirá(n) una indemnización por parte de la aseguradora en caso de siniestro. Dicha decisión puede ser cambiada cuantas veces se desee, respetando siempre las condiciones pactadas en el contrato.
  • Puede renovar el seguro, o interrumpir el mismo, dejando de pagar la prima. Ello, dentro de los plazos establecidos.
  • Firma el contrato de la póliza. En caso de una persona jurídica, dicho rol recae sobre un apoderado o representante legal.
  • Puede modificar algunas condiciones de la póliza como el domicilio de cobro o la forma de fraccionamiento de las primas.
  • Si cumple con el pago de la prima, le corresponde el rescate de la póliza. Esta es una opción de algunos seguros de vida que, luego de un periodo de aportes, permite cobrar una parte (o todo) de la indemnización correspondiente. Así, no se espera la ocurrencia del siniestro, es decir, la muerte del asegurado.

Ejemplos de tomador de seguro

Podemos identificar con ejemplos al tomador del seguro en distintas situaciones

  • Seguro médico estatal: Veamos el caso de un trabajador al que se le descuenta un porcentaje de su salario para destinarlo a la Seguridad Social. Dicho sistema gubernamental facilita, entre otros servicios, una cobertura de salud. Aquí, el tomador del seguro es el empleador, quien debe realizar los abonos correspondientes al Estado.
  • Seguro de vida: El tomador es normalmente la misma persona asegurada. Si esta fallece, se otorgará una compensación económica a su(s) beneficiario(s). Los principales candidatos para esta posición son el cónyuge y los familiares directos.
  • Seguro de propiedad: La póliza cubre un bien, por ejemplo, un coche o una vivienda, ante distintos siniestros. El tomador del seguro, al igual que el beneficiario, regularmente es el propietario.