En el ámbito laboral, un trabajador a tiempo parcial es aquel que no trabaja a tiempo completo, es decir, trabaja menos de lo que establece la ley que es una jornada laboral completa.

Para comprender correctamente qué es un trabajador a tiempo parcial hay que entender qué es un trabajador a tiempo completo. Son trabajadores a tiempo completo aquellos que tienen la jornada laboral máxima establecida por el legislador.

Con un ejemplo se entenderá mejor: si la legislación establece que la jornada laboral máxima son 40 horas semanales, son trabajadores a tiempo completo aquellos cuya jornada laboral son de 40 horas semanales. Y por tanto, son trabajadores a tiempo parcial aquellos cuya jornada laboral es inferior a las 40 horas semanales. En definitiva, puede ser trabajador a tiempo parcial tanto aquel cuya jornada laboral es de 15 horas semanales como aquel cuya jornada es de 30 horas semanales.

Derechos y obligaciones de los trabajadores a tiempo parcial

Los derechos y obligaciones de los trabajadores a tiempo parcial son los mismos que los de los trabajadores a tiempo completo. Es decir, el trabajador a tiempo parcial no puede tener menos derechos ni menos obligaciones que de tiempo completo. Salvo con una excepción: la remuneración.

Habitualmente, la legislación laboral y los convenios colectivos establecen las remuneraciones de los trabajadores a tiempo completo. A partir de aquí, se obtiene la remuneración del trabajador a tiempo parcial, proporcionalmente a su jornada laboral respecto a la jornada completa.

Ejemplo de trabajo a tiempo parcial

Veamos un ejemplo práctico comparando el trabajador a tiempo completo y a tiempo parcial. Imaginemos que la legislación laboral establece que la jornada a tiempo completo es de 40 horas semanales y la remuneración de 1000 unidades monetarias. Además establece el derecho de los trabajadores a dos pagas extras anuales y la obligación de asistencia al puesto laboral, con un máximo de 2 faltas mensuales. Nos encontramos con un trabajador a tiempo completo y un trabajador que tiene una jornada de 28 horas semanales.

Tanto el trabajador a tiempo completo como el de a tiempo parcial tienen el derecho a dos pagas extras y la obligación de asistencia, ya que lo establece la legislación laboral, independientemente de su condición. Con respecto a la remuneración sí que existe diferencias entre ambos trabajadores:

  • Trabajador a tiempo completo. Su jornada laboral es de 40 horas semanales lo que equivale a 1000 unidades monetarias.
  • Trabajador a tiempo parcial. La jornada laboral de este trabajador es de 28 horas semanales, lo que equivale al 70 % de la jornada a tiempo completo. Esto provoca que su remuneración sea el equivalente: el 70 % de la remuneración a tiempo completo. Como esta es de 1.000 unidades monetarias, la del trabajador a tiempo parcial es de 700 unidades monetarias (70 % de 1.000).

Esto posibilita que haya trabajadores que tengan un salario inferior al salario mínimo interprofesional. El salario mínimo interprofesional se refiere a un trabajador a jornada completo; por tanto, puede darse el caso que un trabajador a tiempo parcial tenga una remuneración inferior al salario mínimo interprofesional. Nunca podrá darse esta situación en los trabajadores a jornada completa.