El Trabajo en economía se refiere a las horas que dedican las personas a la producción de bienes o servicios.

Es uno de los factores de producción de la economía junto con el capital, la tierra y la tecnología. El trabajo se refiere al esfuerzo humano en la producción y venta de bienes y servicios. La forma en que se combinará con el resto de los factores productivos para producir una determinada cantidad de bien o servicio dependerá de la forma y estructura de la función de producción.

Comprende todas las horas que las personas dedican a una determinada actividad económica. Desde las horas que dedica un profesor para enseñar a sus alumnos a las horas que dedica un albañil en la construcción de un edificio. Todo el esfuerzo humano detrás de las actividades económicas y su organización es parte del factor trabajo.

Tipo de trabajo

Se puede dividir en dos grandes categorías: físico o intelectual.

  • Trabajo físico: se refiere al aporte de actividades manuales o de fuerza de los trabajadores. Así por ejemplo, el trabajo de una temporera que recoge las uvas durante la época de vendimia. Otro ejemplo es el trabajo de un albañil.
  • Trabajo intelectual: se refiere al esfuerzo mental y aporte de ideas que hacen los trabajadores. Así por ejemplo, el trabajo de un diseñador de marca que viene a presentar una idea innovadora a su cliente. Otro ejemplo es el trabajo de un escritor.

El trabajo físico y el intelectual presentan diferencias en su medición y control. En el caso del primero el resultado suele medirse en cantidad producida y usualmente se tiene un supervisor directo que da instrucciones de las tareas a realizar. En el caso del segundo en cambio, la medición es más subjetiva ya que se trata de ideas y la aplicación de conocimientos teóricos y prácticos a la realidad. Además, el control es más indirecto ya que se desea que el trabajador tenga la posibilidad de generar un aporte adicional.

División del trabajo

Cabe mencionar que a partir de la época de la revolución industrial, el factor trabajo ha tendido a una división de tareas con el fin de que los trabajadores se especialicen en áreas o tareas específicas para luego complementar su trabajo con el de otros.

La división del trabajo tiene como objetivo aumentar la eficiencia y productividad. El economista Adam Smith fue uno de los primeros en desarrollar la idea de la división del trabajo en tareas específicas con el fin de ahorrar recursos y aumentar la productividad.