El trading de alta frecuencia, también conocida en el ámbito financiero por su nombre en inglés high-frequency trading (HFT), es un tipo de negociación donde se lanzan al mercado una gran cantidad de órdenes bursátiles de compra y venta, con una velocidad de cientos o miles de órdenes en fracciones de segundo.

Con ese envío masivo de órdenes, inundan el mercado de órdenes (esto no quiere decir que se ejecuten todas), ya que en muchos casos no tienen contrapartida que se lo compre o venda. El mercado funciona así, debe alguien al otro lado del cuadro de precios que este dispuesto a comprar o vender.

Esta proporción desmesurada de ordenes en el mercado hay muchos autores que las consideran manipulación de mercado, por la creación de micro tendencias. Otros en cambio, consideran delito el hecho de que busquen bajas latencias, algo fundamental para el desarrollo de su actividad. Los HFT necesitan que el tiempo de respuesta entre sus ordenadores y los de los mercados sea lo más bajo posible. Ahí reside su ventaja comparativa.

El HFT se lleva a cabo en los mercados financieros utilizando intensamente herramientas tecnológicas sofisticadas para obtener información del mercado y en función de la misma lanzar las órdenes al mercado, llevándose a cabo con multitud de activos financieros como acciones o incluso opciones financieras.

Existen numerosas teorías a favor y en contra sobre el HFT, muchas de ellas critican la velocidad con la que se hacen esas operaciones y el poco tiempo que se mantienen en cartera, mientras las otras defienden estos sistemas de trading sistemático por la liquidez que ofrecen al mercado por mantener siempre contrapartidas en ambos lados del cuadro de precios.

El volumen negociado en los mercados por estos “operadores” ha alcanzado un peso e importancia alarmantes, sobretodo en EE.UU. en la última década.

Esto ha hecho que sus sofisticados ordenadores se sitúen físicamente muy cerca de los sistemas informáticos de las bolsas y otras plataformas de negociación. Esto les permite, de hecho, ver las órdenes de los inversores reales antes que nadie y anticiparse. Se rompe así el principio de igualdad de acceso a los mercados , y son muchos quienes afirman que los HFT realizan sistemáticamente front running (práctica ilegal donde el operaror toma posiciones ventajosas por el hecho de poderlas ver antes a cuenta de terceros), algo prohibido por la regulación.

Hay quien defiende que los HFT como comentaba anteriormente, por la liquidez a los mercados. La mayoría piensa que esto es más que dudoso, inclinándome justo con estos autores poniendo en duda la liquidez sintética que proporcionan, ya que no mantienen sus posiciones nada más que en periodos muy cortos de tiempo, y casi nunca más allá del día.

El arbitraje entre mercados o activos financieros ha desaparecido para los traders. No se puede competir contra una máquina que envía órdenes un millón de veces más rápido. Aunque esto es valorable positivamente por que alinean el mercado a la velocidad de la luz, pero por el otro hacen desaparecer a muchos intermediarios y puestos de trabajo (poco a poco las máquinas están sustituyendo a la maquina humana).

¿Qué riesgos tiene el HFT?

  1. Riesgos operacionales: fallos de las redes de los mercados que están muy interconectadas.
  2. Riesgos para la integridad del mercado: por abusos, manipulación y front running.
  3. Riesgos para la estabilidad financiera: afecta de manera negativa a la confianza de los inversores reales.

¿Qué soluciones existen?

  1. Revisar su regulación.
  2. Requerimientos de capital mayores para los HFT.
  3. Limitar el ratio órdenes y operaciones.
  4. Limitar el tiempo que se debe mantener un título en el mercado.

Ha habido demasiados accidentes financieros (véase video flash crash) en los últimos años y este fenómeno de las finanzas de alta frecuencia no augura nada bueno, si no se toman medidas para limitarlo y controlarlo.

Flash Crash: el día 6 de mayo de 2010 el índice Dow Jones Industrial Average se desplomó cerca de 1000 puntos, aproximadamente un 9%, para recuperar esa pérdida escasos minutos, y en donde muchos traders ganaron enormes cantidades de dinero.