La transmisión de una orden es el proceso de contratación de una orden en bolsa de cualquier activo financiero.

La transmisión se realiza a través de un “routing de conexión” a las bolsas de las diferentes partes del mundo. La orden a Bolsa se realiza a través de un miembro de mercado que tiene autorización para operar. Generalmente, ese miembro de mercado será una entidad financiera o una sociedad de bolsa que tendrá una cuenta abierta en mercado a su nombre a través de la cuál canalizará las cuentas individuales de cada cliente y las órdenes de los clientes.

Formas de transmitir una orden

La transmisión de una orden se puede realizar a través de los siguientes métodos:

  • Por teléfono con tu bróker.
  • A través de una plataforma de inversión proporcionada por un banco, bróker u sociedad de bolsa.

Antiguamente, las órdenes se realizaban de viva voz en el mercado de fixing.

Por motivos de seguridad y de acuerdo con las regulaciones y las normas internacionales, todas las órdenes deben quedar grabadas en caso de que se realicen por teléfono para mayor seguridad del inversor y la contraparte.  Es por ello, que las conversaciones siempre quedan grabadas.

Proceso de una orden

Explicado de forma muy sencilla, cada orden se canaliza a través de una routing nacional o internacional. Ese routing es como un cable que conecta todas las bolsas y que da unos códigos y mensajes informando de la situación de la orden. Estos mensajes se pueden ver en el backoffice de los bancos y los más comunes son los siguientes:

  1. ALTA ORDEN.
  2. ORDEN ENVIADA A BRÓKER.
  3. ORDEN ACEPTADA POR BRÓKER.
  4. ORDEN EJECUTADA.
  5. ORDEN CANCELADA.
  6. ORDEN RECHAZADA.
  7. PENDIENTE DE ENVÍO.
  8. PENDIENTE DE ACEPTACIÓN DEL BRÓKER.

Cada uno de estos mensajes tiene un código informático que se asocia a la conexión con las bolsas. De esta forma, el inversor puede ver el estado de la situación de su orden nada más introducirla.

El redactor recomienda

Orden bursátil