El tratado de Ámsterdam es una revisión del tratado de Maastricht que se convirtió en la nueva normativa legal fundamental de la Unión Europea.

El tratado de Ámsterdam fue aprobado los días 16 y 17 de junio de 1997 por el Consejo Europeo. Su firma se efectúo el 2 de octubre de 1997 en la cuidad de Ámsterdam (capital de los Países Bajos) y entró en vigor el 1 de mayo de 1999 tras haber sido ratificado por todos los Estados miembros.

Objetivos del tratado

El objetivo principal del tratado era el de dotar a la Unión Europea de las capacidades institucionales necesarias para responder a nuevos retos tales como la globalización y los efectos sobre la economía y el empleo, la lucha contra el terrorismo y el crimen organizado, etc.

Cambios destacados del tratado de Ámsterdam

A continuación describimos algunos de los cambios más destacados que introdujo el tratado.

  • Empleo: se estableció un acuerdo para planificar, coordinar y activar políticas conjuntas tendientes a la generación de trabajo, que serían financiadas por el Banco Europeo de Inversiones (BEI).
  • Libre circulación de los ciudadanos: se disminuyeron de manera progresiva los controles fronterizos.
  • Justicia y seguridad: se reforzaron los medios para garantizar la seguridad por medio de Europol (organización que integra a los departamentos de policía de los países de la UE), así como fomentar la cooperación judicial en temas civiles y penales, la lucha común contra el terrorismo y políticas conjuntas en torno a la inmigración.
  • Derechos humanos: se facultó al Consejo de Ministros para suspender el derecho de voto de aquel Estado miembro que vulnerara de manera grave o continuada los derechos humanos.

Estructura del tratado de Amsterdam

El Tratado de Ámsterdam se compone de tres partes, un anexo y trece protocolos. A continuación describimos brevemente su contenido principal.

  • Primera parte: contiene las modificaciones de fondo e incluye cinco artículos que contienen las modificaciones al Tratado de la UE y a los Tratados Constitutivos.
  • Segunda Parte: se refiere a la simplificación de los Tratados constitutivos.
  • Tercera Parte: se refiere a la nueva numeración de las disposiciones de los tratados así como a la ratificación y entrada en vigor.