El tratado de Lisboa es un tratado que modifica el Tratado de la Unión Europea y el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea.

El tratado de Lisboa fue firmado en la ciudad de Lisboa (Portugal) el 13 de diciembre de 2007 y entró en vigor a finales del año 2009.

Objetivo e Importancia

El objetivo principal del tratado era el de mejorar el funcionamiento de la Unión Europea confiriendo nuevas competencias legislativas al Parlamento Europeo y fortaleciendo el voto de los ciudadanos en cuanto al rumbo que tomará la Unión.

Cambios destacados del tratado de Lisboa

A continuación describimos algunos de los cambios más destacados que introdujo el tratado:

Mayor poder al Parlamento Europeo:

  • Desaparece la “Comunidad Europea” mientras que es la “Unión Europea” (UE) la que adquiere personalidad jurídica y con ello, el poder de firmar acuerdos a nivel comunitario.
  • Se ampliaron las competencias legislativas del Parlamento a más de 40 nuevos ámbitos, como la agricultura, la seguridad energética, la inmigración, la justicia y los fondos de la Unión.
  • El Parlamento se pone en pie de igualdad con el Consejo, que representa a los Gobiernos de los Estados miembros. El Parlamento también obtiene competencias para aprobar la totalidad del presupuesto de la UE junto con el Consejo.
  • Se determinó que el Parlamento elegirá al Presidente de la Comisión, el órgano ejecutivo de la UE. Esta decisión debería reflejar los resultados de las elecciones europeas y, por lo tanto, de la elección de los votantes.
  • El Parlamento se convierte en el guardián de la Carta de los Derechos Fundamentales, integrada en el Tratado de Lisboa, así como del derecho de iniciativa ciudadana, que permite que los ciudadanos soliciten nuevas propuestas políticas si un millón de personas han firmado una determinada petición.

Otros cambios relevantes:

  • Se crea el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El Tribunal de Primera Instancia, pasa a denominarse Tribunal General, y podrán crearse Tribunales Especializados. Además el Consejo puede crear una Fiscalía Europea, para combatir las infracciones que perjudiquen a los intereses financieros de la Unión.
  • Se crean de las figuras de Presidente del Consejo Europeo y Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad para dotar de una mayor coherencia y continuidad a las políticas de la UE.
  • Se reducen de las posibilidades de estancamiento en el Consejo de la Unión Europea mediante el voto por mayoría cualificada. Aumenta la transparencia y se modifica el sistema de mayoría cualificada (A partir del 1 de noviembre de 2014, la mayoría cualificada se define como un mínimo del 55 % de los miembros del Consejo que incluya al menos a quince de ellos y represente a Estados miembros que reúnan como mínimo el 65 % de la población de la Unión).
  • Desaparecen los “pilares comunitarios”. Las siglas PESC (política exterior y de seguridad común) y JAI (justicia y asuntos de interior) que seguían un proceso legislativo diferente, se integran en el Tratado Fundamental de la Unión Europea.