Un tributo es un pago que el Estado exige a sus ciudadanos con el fin de financiar sus actividades y/o políticas económicas.

Un tributo es una prestación pecuniaria que el Estado o Administración pública puede exigir a los ciudadanos de un país o territorio. La cuantía y período de pago de los tributos se encuentra especificada por Ley y su incumplimiento puede llevar a sanciones monetarias y/o la cárcel.

En el caso de España, la llamada “Ley General Tributaria” comprende las normas y principios generales del ordenamiento tributario del país. En ella se regulan las relaciones entre la Administración Pública y los contribuyentes.

De acuerdo a la LGT, los tributos se definen como: “…los ingresos públicos que consisten en prestaciones pecuniarias exigidas por una Administración pública como consecuencia de la realización del supuesto de hecho al que la Ley vincula el deber de contribuir, con el fin primordial de obtener los ingresos necesarios para el sostenimiento de los gastos públicos.

Los tributos, además de ser medios para obtener los recursos necesarios para el sostenimiento de los gastos públicos, podrán servir como instrumentos de la política económica general y atender a la realización de los principios y fines contenidos en la Constitución“.

Características de los tributos

Los tributos tienen las siguientes características básicas:

  • Se establecen por Ley
  • Son obligatorios o coactivos. Se imponen de manera unilateral por parte del Estado o Administración Pública
  • Son exigibles y su incumplimiento es sancionable
  • Son ordinarios, esto es, se perciben con regularidad
  • Pecuniarios, esto es, se pagan en metálico o en su equivalente. En épocas pasadas también se podían pagar en especies (trigo, ganado, etc.)
  • Son contributivos. Contribuyen a financiar las actividades del Estado y las políticas económicas

Tipos de tributos

Los tributos se pueden clasificar en tres grandes grupos:

  • Impuestos: son tributos que se exigen sin una contraprestación establecida, esto es, sin que el contribuyente sepa a ciencia cierta en que se gastarán los recursos. La base imponible de los impuestos, o sea a lo que se aplica el impuesto, son las actividades que evidencian la capacidad de pago de un contribuyente como negocios, renta, consumo, etc. Ejemplos: impuesto sobre la renta (IRPF), impuesto sobre el consumo (IVA) o impuestos especiales al tabaco.
  • Tasas: es el pago por un servicio público, por ejemplo las tasas que se cobran para la homologación de títulos.
  • Contribución: tributo que grava los beneficios obtenidos o la apreciación del valor de los bienes de un contribuyente como consecuencia de la realización de obras públicas o la creación o ampliación de los servicios públicos. Así por ejemplo, cuando se construye una carretera o una estación de metro, el valor de los terrenos cercanos aumento y eso puede dar origen a la exigencia de un tributo.

Objetivo de los tributos

Los tributos suelen constituir la mayor parte de los ingresos de los Estados modernos. Los recursos obtenidos a través de ellos se utilizan no sólo para financiar las actividades propias del Estados (como pago a los funcionarios públicos, gastos de oficinas, etc.) sino que también para financiar algunas políticas económicas y sociales (como prestaciones por desempleo, inversión de escuelas públicas, etc.)