La Troika es una conjunción de poderes en el ámbito económico europeo, integrada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

troika

La palabra troika tiene origen ruso y se dirige a diferentes uniones o agrupaciones compuestas por tres miembros y que se encarga de algún tipo de gobierno o control en ámbitos como el político o el económico.

En el caso de la Troika europea, su nacimiento tuvo como primer objetivo la supervisión de rescates económicos como el experimentado por Grecia en el año 2010. Bajo esta situación de control, esta organización debe estar al tanto de que el país rescatado cumpla con las diferentes medidas y cláusulas como respuesta a la ayuda que han recibido por los poderes europeos.

Del mismo modo, la Troika también se encargó de llevar a cabo la gestión del rescate a Portugal o a Chipre, mientras que en España no llegó a actuar debido a que las ayudas prestadas no han sido a nivel de Estado sino de entidades bancarias del mismo, necesitando diferentes supervisores que en los casos portugués y griego. Por ello, esta labor la desarrolló la Autoridad Bancaria Europea (ABE).

Como se ha comprobado en los casos antes comentados, el cometido principal de esta asociación de instituciones es localizar y supervisar a naciones que atraviesen críticas situaciones de carácter económico y se exponen a recibir la ayuda de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional.

La naturaleza de las exigencias que la Troika exige a los países rescatados, suele estar directamente relacionada con factores como los salarios, la cantidad de horas laborales por país y el gasto en políticas sociales de los estados. A través de los mismos, plantea diferentes exigencias al país para que este pueda optar a la ayuda y en qué condiciones debe basar su futuro financiero, político y legislativo.

A modo de resumen y acuerdo, este tipo de medidas impuestas suelen estar reunidas en el Memorando de Entendimiento, un contrato que estipula las características de la ayuda y el calendario de pagos que compone el rescate. La mayor parte de las críticas que esta organización recibe tiene que ver con el gran volumen de influencia que asume sobre los países y sus poderes políticos y económicos aprovechando la situación de recesión económica a nivel global y que ha golpeado indistintamente a todos los países.