La unión económica es el tratado comercial a nivel internacional de mayor rango, debido a que supone una total armonización entre las políticas económicas de los países participantes con el objetivo de alcanzar una situación de convergencia y unificación.

En términos de integración de tipo económico, una unión económica equivaldría a la forma o modalidad más avanzada, ya que se traduce en la creación de mercados comunes entre dos o más países y eliminando gran número de barreras. Este proceso de armonización económica facilita a las empresas o familias de los países integrantes la libre circulación en cuanto a factores de producción como el capital o el trabajo y, por lo tanto, estimulando la importación y exportación.

Dentro de las múltiples herramientas con las que se cuenta a la hora de establecer una firme unión económica hablaríamos de la unificación o integración de políticas fiscales y monetarias. Los países integrantes ceden parte de sus competencias en estas materias a cambio de poder entrar en esta asociación y se comprometen a cumpler las directrices de la unión en campos como el económico o el político.

Además de la convergencia creada entre las naciones que afrontan una unión, cabe señalar otra importante característica de este tipo de agrupaciones, y es que no solamente se eliminan barreras comerciales entre dichos países sino que al mismo tiempo se establecen barreras (como aranceles, por ejemplo) frente a terceros países con el fin de estimular el comercio interno dentro de la zona.

Ejemplo de Unión económica

Un claro ejemplo de este tipo de convergencias plurinacionales es la Unión Europea y su desarrollo en las últimas décadas hasta alcanzar su actual estado. De hecho, esta unión ha llegado a tal nivel de armonización que incluso dió lugar a la creación del Euro como moneda única para la zona, la creación del Banco Central Europeo como organización financiera y económica supervisora y la existencia de tipos de cambio fijos entre los países.

En ese sentido también podríamos poner como ejemplo el caso de Estados Unidos, que también cuenta con dichas características con el Dólar y la Reserva Federal.