Utilizar un universo de gestores como benchmark es muy útil a la hora de comparar el rendimiento de un gestor de fondos. Es una técnica que consiste en utilizar como benchmark la media del rendimiento de todos los gestores de fondos un mercado.

Para calcular el benchmark se utiliza la mediana del universo de gestores, es decir, teniendo en cuenta todos los gestores que operan en ese mercado ordenados de mayor a menor rendimiento obtenido, el benchmark será el rendimiento del gestor que se encuentre situado en el medio y por tanto tenga el rendimiento mediano.

Una de sus ventajas es que es muy fácil de medir, pero muchas veces no es un benchmark útil porque no se puede conocer con antelación ni es invertible, además que no tendrá en cuenta el rendimiento de los fondos de inversión que hayan quebrado o desaparecido, lo que se llama “sesgo de supervivenvcia”.