El derecho de usucapión es el derecho a apropiarse de una cosa inicialmente ajena de acuerdo al uso en el tiempo y a ciertos requisitos legales.

La usucapión o prescripción adquisitiva o positiva es en derecho civil una forma de incrementar el patrimonio de una persona a través del ejercicio y uso continuado de un bien durante largo periodo de tiempo y de modo doméstico y normal. En general, se trata de una forma no habitual, pero sí conocida de adquirir la propiedad de un bien, como pueda ser también la compra, la donación, cesión, herencia, ….

Este derecho recogido en el código civil procede del derecho romano, donde se indica que  sólo la posesión originaria que se tiene como dueño puede producir el efecto de adquirir la propiedad mediante de la prescripción; por lo que la posesión en concepto de propietario es la primera condición necesaria para prescribir.

Requisitos para tener derecho a usucapión

Para que este derecho sea efectivo, deben darse varias circunstancias, ya sea de forma ordinaria o extraordinaria:

  1. Ordinaria

  • Buena fe del poseedor: es decir, que no se hace con mal ánimo y vicio oculto, y que la persona de quien recibió el bien era dueño de éste, podía transmitírselo.
  • Justo título: el que la ley diga que basta para transmitir dicho bien. Debe ser verdadero y válido, demostrable.
  • Plazo de ocupación: para bienes inmuebles se presume 10 años en general, o 20 si el propietario vive en el exterior o en ultramar. Para los bienes muebles, 3 años.
  1. Extraordinaria

  • Se prescinde tanto de la buena fe del poseedor así como del justo trato.
  • Pública: es imprescindible, ya que los interesados en hacerse con la propiedad no podrían tener conocimiento de estos hechos.
  • Pacífica: que no se obtenga por la fuerza o intimidación.
  • Ininterrumpida: en el caso de bienes inmuebles, 30 años, y de bienes muebles, 6 años.