Usura es como se denomina al cobro excesivo y abusivo de intereses por un préstamo. Este término se emplea en finanzas para denominar cuando un crédito o un préstamo demanda un alto tipo de interés por el préstamo de dinero.

Aunque está relacionado con los tipos de interés en préstamos de dinero, puede considerarse usura toda  contraprestación desmesurada recibida en favor de una persona que ha fiado dinero, por lo que no sólo corresponde a dinero líquido, sino pensemos por ejemplo que tenemos que dar nuestro coche, casa o algún otro bien de alto valor en contraprestación a un dinero prestado.

Este término se asocia a valores morales más que financieros o económicos, ya que siempre que prestamista y prestatario estén de acuerdo, el primero puede solicitar el interés que crea conveniente. Sin embargo debemos enfocarlo como un abuso de la posición dominante de la persona que ha prestado el dinero. A lo largo de la Historia, diversas culturas y religiones han rechazado la usura de forma contundente, algunas de ellas, como el Islam o el Cristianismo en su época, consideraban la usura un delito mayor.

Durante la Edad Media fue durante perseguida, ya que se asociaba (aún hoy) a los judíos, y cobrar interés por prestar dinero se consideraba ilegal, ya que era una forma de dominación sobre otra persona. Con la llegada del liberalismo la práctica de cobrar se expandió, pero se consideraba delito cobrar por encima de lo racionalmente lógico, pasando a ser una acción ilegal y socialmente reprochable.