Un Valor respaldado por hipotecas (en adelante MBS por sus siglas en inglés Mortgage backed securities), es una estructura financiera que promete una serie de pagos que están repaldados por conjunto de hipotecas. De este modo existirá un flujo de dinero desde los pagos que hace cada propietario de su hipoteca hasta los poseedores de estos valores en forma de rentabilidad e inversión.

Estas hipotecas están en manos de un administrador de la entidad emisora, que será el encargado de estructurar (este proceso se llama titulización) el valor y de gestionar el flujo de dinero antes mencionado. Este flujo es conocido como “pass-through” en inglés, y es la forma más simple en la que los intereses y el principal de la hipoteca son enviados directamente a los tenedores de este activo financiero (una vez deducidos las comisiones u intereses por parte del administrador en forma de servicios y garantizar el pago a los propietarios del MBS).

La variedad en la que existen diferentes opciones para un inversor, en cuanto a rentabilidad riesgo se refiere la encontramos en los Collateralized mortage obligations (CMO). Estaríamos hablando de una estructura más compleja donde según la calidad de la las hipotecas, se van agrupando y poniendo una nota (desde las más seguras, es decir con baja capacidad de quiebra o default hasta las menos seguras).

Por otro lado, existen otro tipo de activo financiero donde se titulizan préstamos que han sido concebidos unicamente para la compra de una casa, son los llamados Residential mortage backed securities (RMBSs). Por tanto, son valores respaldados por hipotecas residenciales, ya pueden ser hipotecas convencionales, préstamos, o hipotecas de alto riesgo. Su funcionamiento es el mismo que en los MBS y los CMO, se titulizan de la misma forma para generar diferentes tramos (en función de la calidad de la hipoteca) para así dar al inversor la opción de elegir según su perfil de riesgo.