La entidad cántabra publica unos resultados a cierre del 2013 con un beneficio de 4370 millones de euros, lo que supone un 90% más de beneficio que el año 2012.

El consenso de mercado, según Reuters, esperaba unos beneficios de 4540 millones, por lo que los resultados han sido menores de lo esperado y su acogida en el mercado ha sido bastante fría. Las acciones de Santander en bolsa cayeron un 1% nada más conocerse la noticia.

La mirada de Santander se centra ahora principalmente en la recuperación de España, que aporta un 7% del beneficio de la empresa y en la devaluación de las divisas de los mercados emergentes, principalmente Latinoamérica, que genera el 43% del beneficio de Santander. En concreto, Brasil generó en 2013 el 23% del beneficio del grupo (1577 millones) y México un 10% (713 millones), en ambos casos un 29% menos con respecto al 2012.

Según explica la entidad estos resultados “marcan un cambio de tendencia” después de que se dotara el riesgo inmobiliario en España en el 2012. “La crisis económica internacional, que ha sido especialmente aguda en la zona euro, provocó fuertes necesidades de saneamientos que arrastraron a la baja los resultados” añaden. El presidente Emilio Botín, hace especial hincapié en la recuperación del empleo en España, clave para acabar con la crisis.