La psicología del trading conforma el tercer pilar que sostiene las bases del trading. Tras el análisis y la gestión monetaria, el psicotrading se considera imprescindible para llegar a tener éxito en bolsa. Muchos traders de reconocido prestigio coinciden en que no es el sistema de trading, sino el trader el que permite que un sistema sea ganador.

La psicología del trading es considerada pues como el pilar más importante y también más difícil de dominar para ser rentable en los mercados financieros. Y aunque la proliferación de los algoritmos automáticos ha sido vertiginosa durante los últimos años, la psicología del trading sigue presente en muchísimos aspectos de la inversión. No se trata de ser disciplinado y llevar a cabo las reglas del sistema de trading sin fallos. Se trata de conseguir un equilibrio emocional que permita que esa forma de actuar sea sostenible en el tiempo.

Comenzaremos analizando los aspectos positivos para, más tarde, ver qué aspectos debemos intentar reducir lo máximo posible de nuestro estado mental para optimizar nuestro trading.

Aspectos positivos de la psicología del trading

Aceptación

La aceptación como concepto contrario de negación es una actitud mental que nos permite realizar un trading equilibrado. Debemos aceptar muchas cosas y evitar negarnos tantas otras. Es algo que las personas hacen cada día. Niegan situaciones, niegan emociones, niegan sentimientos. Niegan a la naturaleza en sí misma.

Y al contrario que todo eso, hay que aceptar. Aceptar que en los mercados financieros las pérdidas son necesarias e inevitables. Aceptar que un trader no es un adivino, un trader piensa en probabilidades. No se puede acertar siempre. Y, dado que es imposible acertar siempre, es requisito indispensable dominar la aceptación del entorno para tener éxito en la inversión en bolsa.

No obstante, no debemos confundir aceptación con resignación. Tenemos el poder, mediante nuestra voluntad, de cambiar muchos aspectos de nuestro trading. Podemos, por ejemplo, pensar en mejorar nuestro sistema de trading para generar más rentabilidad o reducir nuestra exposición al riesgo. Pero siempre teniendo en cuenta que no podemos acertar siempre.

Confianza

La confianza es pieza fundamental en la vida de un trader. La confianza nos permite llevar a cabo una serie de operaciones sin temor a que una racha de pérdidas nos haga dudar de nuestro sistema de trading. Dudar, en cierto modo, es sano y de sabios. Pero en lo que se refiere a psicología del trading la confianza debe ser inquebrantable. Inquebrantable pero con sentido común.

Los mercados financieros son dinámicos y las características de los mismos cambian a lo largo del tiempo. Un sistema de trading creado hoy, puede que dentro de dos años o dentro de unos meses deje de funcionar. En conclusión, la confianza es de capital importancia para un trading eficiente, pero no debemos confundirla con la cabezonería y la ceguera.

Disciplina

La disciplina es, según muchos traders profesionales, uno de los valores fundamentales para tener éxito en el trading. Sin confianza y aceptación no puede existir disciplina, pero es la disciplina la que equilibra los vaivenes inevitables de la confianza y la aceptación.

Una racha de operaciones positivas puede derivar en un exceso de confianza que nos haga creer, por culpa de nuestro ego, que nuestro conocimiento está por encima de un sistema de trading testeado minuciosamente.

Por otra parte, una racha de operaciones negativas puede mermar nuestra confianza y nos puede hacer dudar en exceso. Varias operaciones negativas consecutivas pueden tener como consecuencia la negación de las pérdidas. La disciplina es el epicentro de la psicología del trading. Es el catalizador que hace posible el equilibrio psicológico que necesitan los traders.

Focalización

Focalizar implica dirigir todos nuestros esfuerzos e interés en un foco. Y ese foco no es otra cosa que el trading. Sea day trading, swing trading, trading a medio plazo o a largo plazo. Ver tipos de trading.

Cuando se está haciendo trading o cuando se trabaja en un análisis concienzudo de un activo o sistema de trading, no se puede estar haciendo otra cosa. En el trading se trabaja con dinero y con el dinero no se juega, con el dinero se invierte. La expresión jugar en bolsa es una expresión tan inexacta como insultante. No se juega en bolsa, se opera en bolsa. Es el principio básico para asimilar que uno debe focalizar sus esfuerzos en el trading. De lo contrario acabará perdiendo todo o al menos gran parte de su capital. Cómo no, ese trader atribuirá la culpa a la suerte y a la manipulación del mercado, de sus pérdidas.

Humildad

La humildad es necesaria para evitar que el ego aflore. Como hemos dicho anteriormente, el ego nos puede llevar a un exceso de confianza. No es necesario hacer ostentación de nuestras virtudes. Que no presumamos de ellas, no quiere decir que realmente no las tengamos. La única razón por la que nos vemos impulsados a presumir de ellas es para buscar el reconocimiento ajeno y así sentirnos temporalmente mejor. El trading y la bolsa no entiende lo que piensan los demás sobre nosotros. Lo único que entiende son números y probabilidades.

Un ejemplo flagrante de la situación hacia la que nos puede abocar el ego es la que llevó a Long Term Capital Management a la quiebra. Long Term Capital Management fue un hedge fund creado por John Meriwether en 1994. En la junta directiva había muchos físicos, matemáticos e informáticos destacados. En aquella junta se encontraban también Myron Scholes y Robert Merton. Famosos por haber recibido el Premio Nobel de Economía en 1997 gracias a su trabajo sobre la valoración de derivados. Claro que, creyeron que eran tan buenos que su modelo era infalible. En 1998, durante la crisis rusa, perdieron en tan solo 4 meses 4.600 millones de dólares. La Reserva Federal se vio obligada a actuar para preservar la estabilidad del sistema financiero.

Independencia

La independencia es la cualidad de aquello que no guarda relación con otra cosa. En la psicología del trading un concepto que cobra especial relevancia es el de pensamiento independiente. Teniendo en cuenta que, según las estadísticas y según la lógica aplastante de los resultados, la mayoría de inversores pierden dinero a largo plazo en el mercado de valores tiene poco sentido pensar igual que el resto. Pensar de forma independiente a la hora de crear modelos de trading es esencial para ser traders exitosos. Todo se puede resumir en lo que los americanos rezan como “Think out the box”, esto es, pensar fuera de la caja. Pensar en contra de lo establecido con el objetivo de diferenciarse del pensamiento natural y biológico. Pensamiento natural que hace que la enorme mayoría de traders acaben perdiendo todo su capital haciendo trading.

Aspectos negativos de la psicología del trading

Ansiedad

La ansiedad es el estado en el cual sentimos una serie de síntomas físicos y psíquicos caracterizados por una sensación de agobio y sentimiento de amenaza. El corazón aumenta la frecuencia de sus latidos, dificulta la claridad de pensamiento y no somos capaces de equilibrar el ritmo de nuestra respiración. Muchos traders sienten ansiedad cuanto están inseguros de lo que están haciendo. Comienza a tener los tan conocidos sudores fríos y acaban teniendo una conducta que no se corresponde con lo inicialmente planeado.

Para evitar la ansiedad es esencial crear y trabajar en un sistema de trading con una gestión monetaria adecuada. Sobre todo cuando estamos perdiendo una gran cantidad de capital sufrimos este fenómeno. De esta manera la gestión del riesgo se torna imprescindible. No ya como método para obtener retornos estables a medio y largo plazo, sino como mecanismo que evita ciertas sensaciones negativas para realizar trading.

Apego

El apego o el cariño hacia un valor en bolsa puede ser enormemente destructivo. Sin querer o a veces de forma inevitable creamos un apego a un valor o a un número de ellos. Un ejemplo de ello son los inversores, generalmente particulares, a los que les cuesta deshacerse de las acciones de una compañía que compraron hace mucho tiempo o que heredaron. En el trading lo importante es ganar dinero y evitar perderlo. De nada sirven apegos y sentimientos.

Codicia

De la misma manera que cuando perdemos sentimos ansiedad y falta de confianza, cuando ganamos tendemos a sentir prepotencia. Esa prepotencia y ese ego que nos aleja de uno de los valores positivos como la humildad, produce un sentimiento de codicia. Como dicta aquello de la avaricia rompe el saco, arriesgar de más para intentar ganar más puede hacernos perder todo el capital.

Los seres humanos, por la sociedad en la que vivimos, tendemos siempre a querer más. Y querer más, implica en trading ser indisciplinado. No hay que querer más, hay que aceptar que lo que ganamos es lo que dicta nuestro análisis. Análisis que da una estimación por una serie de argumentos y razones que nada tienen que ver con las emociones.

Esperanza

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde. El trading no deja de ser otra manifestación de esta emoción. La esperanza suele surgir cuando mantenemos activos financieros que han perdido su valor. Nos negamos a aceptar que según un análisis objetivo de la situación el activo volverá al valor que tuvo hace mucho tiempo. Esta falta de aceptación se opone a la regla más importante de la gestión del riesgo. Corta las pérdidas.

Impaciencia

Un trader equilibrado y rentable a largo plazo es una persona que sabe esperar. Hay que ser paciente y cuando se habla de paciencia no se habla de esperanza. La objetividad debe reinar por encima de todo lo demás en los mercados. Paciencia implica saber esperar al momento adecuado. La impacienciaa, entre otras cosas, provoca que nos neguemos el momento adecuado en según que situaciones.

Además, la impaciencia nos conduce a la impulsividad. Para referirnos a este concepto es muy esclarecedor el ejemplo de uno de los gestores más importantes del mundo. Como consecuencia de un periodo de inestabilidad en el que no era capaz de encontrar oportunidades en Europa, devolvió a sus inversores 2.000 millones de dólares procedentes de su hedge fund. Es un ejemplo de humildad y de paciencia. Si un trader o gestor no está seguro de lo que va a hacer, mejor que no lo haga.

Miedo

El miedo como emoción es bueno y necesario. Lo negativo es el pánico. Es decir, miedo en exceso. Es imposible eliminar el miedo. Forma parte de uno de nuestros mecanismos de supervivencia. Sin embargo, cuando el miedo se convierte en pánico nos paraliza. Y cuando algo nos paraliza nos impide actuar de forma adecuada. Entendiendo como forma adecuada, al menos la prevista por nuestro sistema de trading.