Milton Friedman es un economista estadounidense nacido en Nueva York en 1912. Tras formarse en las Universidades de Chicago y Columbia, comenzó a ejercer como profesor en la Universidad de Chicago en 1948 y falleció en 2006. Es el más importante economista de los llamados monetaristas.

A sus espaldas cuenta con un extenso catálogo de obras dedicadas al estudio de la economía. Entre ellas, las más importantes son: Un programa de estabilidad monetaria y reforma bancaria, Capitalismo y libertad, Moneda y desarrollo y Teoría de los precios.

Formación y carrera profesional

Friedman compaginó su actividad docente con distintos cargos en la Administración de los Estados Unidos. Se destacó por su trabajo desempeñado en la Oficina Federal de Investigación Económica y en el Comité Nacional de Recursos.

Sus aportaciones a la economía gozaron del máximo reconocimiento posible cuando en 1976 fue galardonado con el Premio Nobel de Economía. La razón de tal distinción fueron sus estudios en las esferas del análisis del consumo, sus aportaciones en teoría monetaria y las complejidades de las políticas destinadas a estabilizar la demanda.

El pensamiento económico de Friedman

Friedman destaca por ser el representante más emblemático de los monetaristas. Es un ferviente defensor de la idea de que existe una clara relación entre la cantidad de dinero en circulación y los niveles de inflación.

Por su parte, Friedman también argumenta que hay mecanismos automáticos de ajuste en la economía. En otras palabras, Friedman es totalmente contrario a la intervención de estado en la economía. En lo referente a política monetaria, Friedman afirma que las autoridades deben encargarse únicamente de supervisar eficazmente la cantidad de dinero base, programando la correspondiente tasa de crecimiento anual del dinero. Según Friedman, esta es la única forma de tener bajo control las posibles tensiones inflacionistas.

Es un claro partidario del liberalismo económico, por lo que la libre competencia es un aspecto clave en sus tesis y como decíamos anteriormente, se posiciona en contra de la intervención del estado en los sistemas económicos.

Uno de los grandes objetivos macroeconómicos es el control de la inflación. Pues bien, Friedman cree que la total libertad del mercado permitirá alcanzar el equilibrio económico y en consecuencia, se evitarán tensiones inflacionistas.

Precisamente Friedman fue muy crítico con las ideas de Keynes, especialmente en aquellas que se referían a la intervención del sector público en la economía. Friedman era contrario a que el estado actuase sobre la demanda agregada para tratar de alcanzar la estabilidad económica.