Cuba se está planteando volver al Fondo Monetario Internacional y al Banco Mundial cincuenta años después de salir, con el objetivo de salir del subdesarrollo y procurar el bienestar de sus habitantes.

Al país caribeño le intersaría ingrear en estos organsimos principalmente debido a sus necesidades de financiación. Su vuelta a estos organismos internacionales podría ser una realidad ahora que han reestablecido las relaciones diplomáticas con Estados Unidos.

Cuba fue miembro fundador del FMI, pero en 1960, en plena guerra fría, decidió retirarse. En 1964 abandonó también el BM, acusando a ambos organismos de instrumentos del imperialismo americano. Cincuenta años después, según el diario El País, Cuba está explorando la posibilidad de solicitar su reingreso en ambos organismos. El rotativo informa que, actualmente, las remesas familiares y la exportación de servicios médicos captan más del 70% de los ingresos anuales en divisas, unos 10.000 millones de dólares. Expertos extranjeros aseguran que Cuba cumple claramente los requisitos para solicitar su adhesión al FMI.