Tras el referéndum y la decisión por parte de Reino Unido de desvincularse por completo de la Unión Europea, se han visto a muchos analistas y economistas realizando estimaciones y predicciones económicas sobre lo que le deparará el futuro a la libra esterlina.

No podemos hacer una predicción totalmente cierta, ya que no sabemos el impacto que producirá la salida cuando llegue el momento de hacerse oficial la desvinculación completa de UK, aun así, muchos economistas veían el futuro de la libra como una moneda condenada a perder competitividad y fuerza.

Pese a ello, últimamente se han desmantelado rumores sobre Hedge Funds (Fondos de cobertura) que están colocando posiciones largas con la libra, ya que según comentan ellos, la libra es una moneda con mucho potencial y pese al Brexit, se va a ver beneficiada y con más fuerza que nunca.

Estos inversores están metiéndose con abultadas posiciones en largo apuntando una revalorización de la divisa británica.

Henry Dixon, gestor de fondos en Man GLG anunciaba públicamente en la conferencia de Morningstar de Londres que “la libra podía ser el nuevo franco suizo” y que tenía muchísimas posibilidades para verse revalorizada con el tiempo pese al Brexit y sus consecuencias.

El franco suizo ha sido siempre una moneda refugio para inversores europeos que querían seguridad para su dinero. Las monedas europeas distintas al euro son bastante fuertes. Según Dixon “la libra podría seguir la misma trayectoria que estas monedas, ya que se encuentra un 15% por debajo de su precio justo”.

Según Dixon, existen razones fundamentales por las cuales la libra podría verse revalorizada y seguir el mismo camino que las otras monedas europeas. Estas razones son el optimismo por el futuro del panorama británico a su salida de la UE y la rápida recuperación de la libra a shocks similares en la historia.

El gestor de fondos comentaba en la conferencia que en los 2 shocks que ha sufrido la libra, el de 1992, cuando el país salió del sistema monetario europeo y el de 2008, la quiebra de Lehman Brothers, la economía británica y la libra esterlina se recuperaron muy rápidamente trayendo consigo una subida media del 36% en bolsa en los siguientes 12 meses.

Dixon también comentaba que incluso en el peor de los casos, aunque la UE aplique tarifas para las empresas y productos británicos, el coste de las empresas ascendería a 6.000 millones de libras, una cifra que según comentaba el gestor, el país podría asumir fácilmente ya que pese a la abultada cifra, no se acercaba a la mitad de lo que aporta Reino Unido al presupuesto comunitario.

Cabe decir que hubo discrepancias en la conferencia de Morningstar, muchos fueron los bancos que han perdido ya la visión negativa sobre la libra y la salida de Reino Unido de la Unión Europea.

Analistas de Deutsche Bank y Merrill Lynch comentaban que tras las elecciones, Reino Unido tiene tiempo y tranquilidad para negociar una relajada salida de la UE y debido a esto, el impacto iba a ser mucho menor, ya que disponía de los 5 años para acogerlo cómodamente y evitar la fuga de empresas, bancos e inversores.

La conferencia se caldeo bastante, cuando varios y varias analistas de otras sociedades de inversión cuestionaban las afirmaciones de Dixon.

Gina Miller, Socia de SCM Direct y de pensamiento anti-brexit, anunciaba en su charla que si Theresa May gana las elecciones por mayoría aplastante, la transición del Brexit podría ser muy dura y esto agravaría la situación de la economía británica y provocaría la espantada de empresas, bancos e inversores en el país.

Otras personalidades que se decantan del lado del pesimismo de Miller, anunciaban que el Brexit podría costar a Reino Unido 140.000 millones, un 7’5% de su PIB y que la opción de vender los bonos del gobierno era la más acertada.

Ayer se celebraba una reunión en la sede del banco de Inglaterra donde se hablaría de una posible subida de los tipos de interés. Si se confirmase definitivamente esa subida de tipos, los analistas creen que la libra podría recuperar todo lo perdido en bolsa desde 2016.

Podemos decir que la libra siempre ha sido una moneda muy fuerte y aunque ahora se encuentre en el estado que se encuentra, la dureza de la transición y el tiempo depararán el futuro de esta divisa milenaria.