¿Cómo financiar la compra de un coche?

Para muchas familias, comprar un coche supone un desembolso importante. De ahí que tengan que evaluar detenidamente las opciones antes de proceder a la compra. Sin embargo, cada vez son más numerosas las opciones de financiación que brindan concesionarios y entidades financieras. Es más, se dan situaciones en las que es más beneficioso adquirir un vehículo a través de la financiación que pagándolo al contado.

En esta guía comentaremos las principales formas de financiación, las explicaremos y daremos algunos consejos a la hora de financiar un coche. Sin duda, es algo muy importante y en lo que hay mucho desconocimiento. Por último lanzamos y respondemos a una pregunta: ¿Financiar un coche o pagarlo al contado? No te pierdas esta guía, te lo contamos todo.

Financiación bancaria de un coche

La primera de las opciones y la más tradicional consiste en acudir a una entidad financiera y solicitar un préstamo. Para poder acceder a un préstamo habrá que acreditar un nivel de ingresos estable y suficiente, así como la capacidad suficiente para poder devolver el préstamo. Será fundamental estar atento al tipo de interés y a los plazos de devolución.

Las opciones que se le presentan al consumidor son muy amplias y muchos bancos ofrecen préstamos específicos para la compra de vehículos. Por poner un ejemplo, actualmente, en España, los tipos de interés nominales (TIN) de los préstamos bancarios para la adquisición de un coche oscilan entre el 5% y el 7%.

Atención a la letra pequeña

Existen también entidades que ofrecen préstamos al 0% de interés. Pero, atención, porque este tipo de créditos luego pueden terminar dándonos quebraderos de cabeza. Se trata de préstamos que ofrecen pequeñas cantidades a devolver en un corto periodo de tiempo y cuya letra pequeña esconde elevadas comisiones.

Una buena herramienta a la hora de buscar un préstamo para la financiación de un coche será acudir a un simulador de préstamos, donde se podrán comparar las distintas ofertas.

Así, los puntos fuertes de solicitar un préstamo a una entidad bancaria serán su facilidad para obtener los fondos, mientras que los inconvenientes pueden ser los altos intereses y las comisiones.

Préstamos entre particulares

Si no se desea acudir a una entidad de crédito, una segunda opción es solicitar un préstamo entre particulares. Siempre se puede pedir el dinero prestado a familiares y amigos. Ya en nuestro artículo “Las ventajas de formalizar préstamos entre particulares” aconsejábamos recoger el préstamo por escrito a través de un contrato. Y es que, formalizar un préstamo evita posibles malentendidos entre las partes.

Entre las formalidades que debe cumplir el contrato se encuentran la fecha y lugar del acuerdo, la cantidad prestada, el interés y la duración del préstamo. Requisito imprescindible será registrar el préstamo en Hacienda.

La gran ventaja de los préstamos entre particulares es que no se han de superar unos requisitos de solvencia previos. Tampoco hay que olvidar que los intereses serán mucho menores y no existirán comisiones. Sin embargo, la confianza entre las partes será fundamental. De ahí que, a la hora de prestar dinero entre particulares, las relaciones personales puedan verse truncadas por cuestiones económicas.

Financiación a través del concesionario

Los propios concesionarios ofrecen financiación a plazos. Las grandes compañías automovilísticas cuentan con una entidad asociada para brindar este tipo de financiación. De este modo, las principales marcas de coches ponen a disposición del cliente interesantes planes de pago. Una vez pagadas todas las cuotas, el cliente podrá quedarse con el vehículo, o si desea un coche de una gama superior de la misma marca, pagar la diferencia.

Se trata de una alternativa de que ofrece grandes facilidades para su concesión y gestión.

Leasing o arrendamiento financiero

La compra de vehículos es un ejemplo muy clásico en opciones de financiación como el leasing o arrendamiento financiero. Quien recurra al leasing firmará un contrato por el cual se compromete a pagar una cantidad fija durante un plazo de tiempo concreto. Lo habitual es que el periodo de tiempo pactado sea igual o inferior a cinco años. Al concluir el plazo pactado, el usuario tendrá la opción de hacerse con el vehículo en propiedad. En ocasiones, para conseguir la propiedad del vehículo, hay que pagar su valor residual, es decir, el precio de adquisición minorando las amortizaciones o pérdidas de valor que se producen por el transcurso del tiempo.

Por el contrario, quien no desee adquirir el vehículo, deberá devolverlo a la entidad con la que suscribió el contrato de leasing.

Así pues, el leasing permite cambiar a otro tipo de coche sin mayores compromisos. Si bien hay que estar atento a los importantes costes que supone, sin dejar de lado la obligación de abonar penalizaciones en caso de superar el kilometraje acordado.

¿Pago al contado o financiación?

Más allá de las distintas opciones de financiación, existe un importante dilema a la hora de comprar un coche. ¿Es mejor pagarlo al contado o financiarlo a través de un concesionario? Pues bien, hay que señalar que las marcas cada vez ofrecen planes de financiación más atractivos para sus clientes.

¿Qué supone financiar un coche a través de un concesionario?

Es curioso que cada vez las marcas ofrecen unos precios mejores por financiar el coche en lugar de pagarlo al contado. Así pues, la estrategia de los concesionarios se basa en ofrecer un llamativo descuento que varía entre los 2.500 y 5.000 euros, todo ello condicionado a financiar el vehículo a un cierto plazo de tiempo.

La clave de este gancho es que el descuento será recuperado por el concesionario vía intereses. Por otra parte, la financiera del concesionario siempre tiene la posibilidad de convertir la deuda en títulos financieros y llevarla a los mercados de capitales.

¿Y si se paga un coche al contado?

Ahora bien, quien opte por comprar un coche al contado podrá olvidarse de lo que supone pagar todos los meses cuotas e intereses. También será importante no solo valorar las cuotas e intereses que se deban afrontar, sino el momento del año elegido para la compra de un coche.

Bien es sabido que el peor momento para comprar un vehículo es en diciembre. Y es que, a finales de año, los concesionarios suelen tener prisa por vender, pues tienen prisa por cumplir con los objetivos de ventas. Es más, a final de mes y a final de trimestre, es bastante posible que los vendedores estén dispuestos a proponer interesantes descuentos, pues son momentos que los concesionarios utilizan para valorar la evolución de las ventas.

También a la hora de buscar ofertas y descuentos en una compra al contado conviene investigar en distintos concesionarios de la misma zona geográfica y de provincias próximas, ya que se pueden encontrar importantes descuentos y negociar para encontrar un precio más ajustado.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario