El empleo en España sigue creciendo, aunque no de una forma equitativa

3839721750 69f6253be7 b

El empleo en España sigue creciendo, no obstante, este crecimiento no es el mismo para todas las comunidades autónomas. Algunas comunidades autónomas como Andalucía o Extremadura siguen atravesando una dura situación de elevadas tasas de desempleo.

El empleo en España no cesa de crecer, en los últimos años hemos visto como España se recupera cada vez más del empleo perdido tras la gran recesión económica de 2008. El estado español sigue reduciendo su tasa de desempleo, la cual hemos podido ver como ha tenido una evolución muy favorable, ya que mientras en 2013, la tasa de desempleo ascendía al 26%, ahora hemos visto como se ha reducido al 16,4%.

Esta evolución indica cómo el país está creando empleo, de mayor o menor calidad, pero crea empleo y así lo reflejan los índices. Pese a esta creación constante de empleo y esta recuperación, este crecimiento no se ha dado equitativamente en todas las comunidades autónomas, ya que como podemos observar, si desglosamos la tasa de desempleo por Comunidades Autónomas, vemos como algunas comunidades como Andalucía o Extremadura siguen teniendo excesivas tasas de desempleo.

Como comentamos, pese a esta recuperación, podemos ver todavía comunidades autónomas con excesivas tasas de desempleo. En el caso de Andalucía, el epicentro de la pobreza y el desempleo en España, podemos observar un escalofriante índice de desempleo del 24%, una cifra que aunque haya descendido casi un 4% en un año, sigue distando mucho del ritmo de crecimiento que estamos experimentando a nivel nacional.

En el caso de Extremadura, sus datos son aún peores. Si observamos los últimos datos de desempleo de Extremadura, la Encuesta de Población Activa (EPA) de la comunidad muestra un desempleo total (Hombres + Mujeres) del 25,1%. Aunque haya sufrido un decremento en el índice del 3,2% respecto a 2016, donde su tasa de desempleo se encontraba en el 28,3%, sus índices siguen estando muy distantes de otras comunidades como Madrid o Barcelona, cuyas EPAs muestran unos índices de desempleo inferiores al 15%.

Esto muestra un claro crecimiento del empleo en España, pero no suficiente para algunas comunidades donde el empleo sigue estando muy elevado. Como comentábamos, pese a que Andalucía y Extremadura han encabezado los ranking de reducción de desempleo con una variación anual bastante óptima, en el caso de Extremadura de -3,29%, la tasa de variación más elevada de España, siguen siendo las Comunidades Autónomas con más parados del país.

Esta desigualdad se ha convertido en un verdadero reto para el país, ya que este elevado desempleo se debe a muchos factores a mejorar en el modelo laboral de estas comunidades. Además, casos como el de Andalucía, la comunidad con más población y extensión geográfica del territorio nacional, pueden poner en serios riesgos el crecimiento del empleo en España, ya que como hemos dicho, estamos hablando de la comunidad con más habitantes del país.

¿A qué se debe este exceso de desempleo?

El caso de Andalucía

Al hablar de Extremadura y Andalucía, estamos hablando de dos comunidades realmente muy opuestas, principalmente en tasas de densidad de población. Si comparamos estas comunidades, estaríamos hablando de la primera comunidad de España por población y extensión geográfica, Andalucía, y de una de las comunidades autónomas con menor densidad de población de España, Extremadura.

Existen muchos factores que han provocado que ambas comunidades posean tales niveles de desempleo, pero si cabe destacar algunas que influyen directamente en el empleo de ambas y que están provocando que estas tengan esas excesivas tasas de desempleo. Tal es el nivel de desempleo en Andalucía, que según la estadística, uno de cada cuatro desempleados en España es de origen Andaluz, algo verdaderamente alarmante y que muestra la importancia que tiene el desempleo de esta comunidad en el índice de desempleo nacional.

Uno de cada cuatro desempleados en España es de origen Andaluz

En el caso de Andalucía, podemos observar diversos factores que están provocando esta mala situación que atraviesa la comunidad y que, en caso de no solucionarse, podría agravarse. Uno de los principales motivos por el que Andalucía posee esta elevada tasa de desempleo es la elevada dependencia al sector inmobiliario de Andalucía antes de la gran depresión.

Si observamos la destrucción de empleo que se produjo en España cuando el “boom inmobiliario” (la cual dio a Andalucía su mejor tasa de desempleo, situándola en el 12% justo antes del estallido), Andalucía fue una de las comunidades que más sufrió el estallido, ya que esto provocó que Andalucía se situase como la región europea con el mayor índice de desempleo con una tasa cercana al 36%. La comunidad andaluza tenía gran parte de su población activa ligada a la construcción y a la actividad de obra pública, causa de esta tasa de desempleo cuando se produjo el estallido y toda esta burbuja de obra civil y de construcción se fue al traste.

Pese a esa dependencia, el estallido de la crisis no solo fue el detonante de esta elevada tasa de parados. En el caso de Andalucía, según recoge el Directorio Central de Empresas (DIRCE), el tejido empresarial andaluz contaba con gran parte de sus empresas dentro de la categoría de PyMEs y Microempresas, es decir, empresas muy pequeñas y con muy pocos empleados.

Como hemos podido observar en el directorio, Andalucía poseía un tejido empresarial verdaderamente débil, ya que las empresas eran muy pequeñas y no tenían gran rigidez. Como hemos visto en otros artículos, tanto las microempresas como las PyMEs son un tipo de empresas muy vulnerables ante una recesión económica, ya que tanto sus recursos, como su consolidación en el mercado no representan una gran consistencia como para superar los duros momentos a los que se enfrentaban las compañías durante la crisis económica.

Esto causó la destrucción de gran parte de este tejido empresarial, grande, pero compuesto por diminutas compañías que no pudieron resistir los duros momentos de escasez que traía consigo la depresión. Pese a esto, Andalucía no ha parecido aprender de esto, ya que si observamos su tejido empresarial a día de hoy, más del 91% de las empresas andaluzas siguen estando dentro de la categoría de microempresas con menos de 10 trabajadores, una situación que  sigue mostrando la alta vulnerabilidad y la baja contratación de las empresas andaluzas.

En Andalucía, más del 91% de su tejido empresarial se compone por Microempresas con menos de 10 empleados

Otro de los motivos que causa esta mala situación para los andaluces es la alta dependencia de Andalucía por el sector agrario. Si observamos los datos que se muestran del PIB andaluz y miramos el peso del sector agrario, podemos observar como el peso del sector en el PIB andaluz roza el 4,5%, mientras que en España y Europa, el peso del sector agrario no supera el 2% en el caso de Europa, mientras que en el de España se sitúa en el 2,4%.

Como sabemos, una de las principales características que define al sector agraría es la elevada estacionalidad de este sector, dado que no se está cultivando durante todo el año, si no que este sector tiende a funcionar y operar por temporadas, por lo que los andaluces, mientras no se está cultivando, se encuentran en desempleo. Esto es algo que en Andalucía parece no importar, dado que hemos podido ver como la comunidad ha hecho programas de protección para los empleados pertenecientes a este sector.

Estos programas de protección de los que hablamos son unos incentivos económicos para aquellos empleados del sector agrario, los cuales se basan en dar una pensión compensatoria, con dinero público, a estos empleados durante las etapas que se encuentran desempleados, por lo que no se está incentivando la movilidad  o conversión de estos empleados a otros sectores más activos y con mayor valor añadido.

Los programas de protección desincentivan la conversión de los empleados del sector agrario, ya que suplen los meses de desempleo con una pensión económica compensatoria

Por último, pero no por ello menos importante, debemos mencionar la fiscalidad andaluza, una fiscalidad que no se caracteriza por tener una liberalidad en materia de impuestos. La comunidad de Andalucía es una de las comunidades con mayor presión fiscal de España, llegando a poseer diversos impuestos propios que ahogan y presionan fuertemente al contribuyente. Como sabemos, esta alta presión fiscal es un gran desincentivo para el empleo, ya que con una presión fiscal alta, la creación de empresas se podría ver seriamente afectada.

El caso de Extremadura

 Si en el caso de Andalucía se podían identificar claras muestras por las que el empleo no solo no se incentivaba, si no que hasta llegaba a lastrarse la contratación con desincentivos como los programas de protección al sector agrario, el caso de Extremadura es aún peor.

El caso de Extremadura es un caso, a mi opinión, de contagio andaluz, ya que muestra los mismos síntomas que Andalucía, pero esta vez multiplicados por diez. El caso de Extremadura no es nada nuevo, si observamos su tejido empresarial volvemos a toparnos con un tejido empresarial compuesto por microempresas y PyMEs que conforman casi el 97% del tejido empresarial extremeño.

En Extremadura, casi el 97% de su tejido empresarial está compuesto por Microempresas con menos de 10 empleados

Esto muestra aun mayor vulnerabilidad para la comunidad, ya que si un 91% era peligroso para la comunidad, un 97% es aún peor. Al parecer, el efecto contagio andaluz ha hecho mella en la comunidad extremeña, que no solo es una de las comunidades menos pobladas de España, con una densidad de población cercana a los 26 habitantes por KM2, si no que también, como Andalucía, poseen un PIB per Capita excesivamente bajo, en el caso de Extremadura representa el PIB per Capita más bajo de España.

Extremadura, además de ser la CCAA con menor densidad de población de España, también posee los niveles de PIB per Capita más bajos del país

Otro de los motivos que afectan a esta comunidad, al igual que Andalucía, es el programa de protección al sector agrario que aplica la comunidad. Como comentábamos, Extremadura muestra síntomas excesivamente similares a los de Andalucía, sólo que aun peores, muestra de esto es el peso del sector agrario en Extremadura, llegando a rozar el 6% del PIB. Otra excesiva dependencia de un sector elevadamente estacional y que precisa de ayudas públicas para la sostenibilidad del mismo.

Probablemente, si os ponéis a pensar cual será el próximo síntoma que muestra Extremadura probablemente acertéis… Exacto, Extremadura también posee una excesiva fiscalidad.

Como se podía intuir con la lectura del artículo, Extremadura es otra de las comunidades con mayor presión fiscal de España. Aunque esta vez, pese a estar peor que Andalucía en los apartados anteriores, Extremadura le sigue a Andalucía en el ranking de comunidades con mayor presión fiscal, por lo que esta vez, la hermana pequeña se queda cerca pero no la sobrepasa.

Para terminar con Extremadura y Andalucía, hemos dejado un síntoma que ambas muestran y que no hemos mencionado antes, aunque es un aspecto bastante relevante, ya que puede ser un factor determinante que aporte explicación a los otros síntomas anteriormente mencionados.

Tanto Extremadura como Andalucía, son dos comunidades que muestran claros déficit en la formación de sus habitantes. Extremadura. Ambas lideran la cola del ranking como las dos comunidades autónomas con mayor abandono escolar y población menos formada de España. Esta vez, Extremadura vuelve a ganarle la partida a Andalucía, ya que se sitúa como la comunidad autónoma de España con la tasa de habitantes con menos formación de España.

 

Si mostramos el mapa en el que se muestra las comunidades donde hay menos habitantes con formación superior, como podemos intuir, Andalucía y Extremadura vuelven a ocupar los peores puestos del Ranking.

Como podemos observar, tanto Andalucía como Extremadura se encuentran entre las comunidades con menos habitantes poseedores de formación superior (Universidad, Master, FP Superior) de España. Estos factores pueden dar una clara explicación a las excesivas tasas de desempleo en Andalucía, que pese a haberlas mostrado al final de este artículo, es uno de los principales factores a tener en cuenta a la hora de encontrar un empleo hoy en día.

Andalucía y Extremadura, las comunidades autónomas con mayor tasa de analfabetos de España

Pese a que la situación en España esta mejorando progresivamente, no debemos obviar a estas comunidades autónomas. Como hemos dicho, Andalucía representa un gran peso en la economía española, la 3ª por aportación al PIB español, por lo que hay que intentar que esta situación se revierta si se quiere tener un crecimiento estable y equitativo para el país y sus Comunidades Autónomas.

No obstante, debemos tener en cuenta que para que esta mejora se dé, no solo hacen falta los esfuerzos del estado español, si no que se debe impulsar un cambio de pensamiento en estos ciudadanos e incentivar a las empresas para que esto cambie. Un cambio de pensamiento que permita a estas comunidades crecer al ritmo que lo hacen otras comunidades de España como es Barcelona o Madrid y que apoyen el crecimiento equitativo de España.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario

HERRAMIENTAS

LO MÁS LEÍDO DEL MES

DEFINICIONES DE ECONOMÍA