En los últimos años hemos visto como el empleo ha sufrido un cambio totalmente disruptivo a nivel global. Cada vez son más los profesionales que, ante la reducida oferta de empleo, buscan la manera de ejercer su profesión aunque tengan que ejercerla por cuenta propia. El empleo freelance se está convirtiendo en el empleo del futuro.

Con la evolución de los años, una de las palabras mas sonadas en la sociedad profesional es la palabra “freelance”. Un término anglosajón que hace alusión a esas personas que ejercen su profesión de un modo libre, esas personas que trabajan por cuenta propia. Este término, como su propio nombre indica, hace referencia a aquellas personas que ejercen una actividad de forma autónoma y sin rendir cuentas ante un jefe.

Aunque suene a lo que comúnmente llamamos “trabajadores autónomos”, el término freelance no se suele utilizar para lo mismo que se utiliza el término autónomo, si no que se destina más bien para aquellas profesiones cualificadas, las cuales se ejercen de forma autónoma y sin formar parte de una empresa al estilo tradicional.

El avance tecnológico está ocasionando que las empresas precisen cada vez de menos empleados para funcionar correctamente, por lo que los demandantes de empleo buscan nuevas metodologías para introducirse en el mundo laboral y desarrollar su profesión en lugar de abogar por los sistemas tradicionales, los cuales se están quedando cada vez más obsoletos.

Con el uso del término tradicional no me estoy refieririendo a que estos freelance no formen parte de una empresa, de hecho es todo lo contrario, cada vez son más los trabajadores freelance que se unen, unen sus fuerzas, para formar nuevas empresas. Unas nuevas empresas que funcionan como una empresa tradicional al uso, pero que tienen un componente que las diferencia del resto, un componente que las hace distintas.

El componente que hace distintas a este tipo de empresas es su plantilla de empleados, su estructura de personal. Por lo general, este tipo de empresas o, mejor dicho, asociaciones profesionales no poseen una plantilla de empleados más allá de los puestos de administración o secretariado dentro de la compañía, sino que basan su estructura de personal en la incorporación de determinados miembros de una misma familia profesional que desean realizar una actividad económica de una forma libre e independiente.

Al igual que han hecho los despachos de abogados a lo largo de la historia, esta metodología está ampliando sus fronteras y cada vez son más las profesiones en las que funciona este nuevo sistema de trabajo. Un sistema novedoso que trae grandes beneficios para el profesional cualificado en estos momentos de alto desempleo.

No debemos confundir este nuevo sistema de trabajo con aquellas empresas que contratan personal por medio de contratos mercantiles para emplearlos a comisión, este tipo de empresas son totalmente distintas. Estas empresas se suelen formar, como hemos comentado antes, por profesionales cualificados, los cuales se asocian y unen fuerzas para penetrar en el mercado y poder competir con otras empresas que, a priori, son de mayor tamaño.

Gracias a estos nuevos sistemas de trabajo, ya son muchas las nuevas empresas que han nacido y que funcionan con este régimen laboral. Es decir, muchas empresas formadas y constituidas por trabajadores freelance ya se han consolidado en el mercado y algunas incluso están compitiendo con las más grandes.

Por poner un ejemplo, muchas empresas del sector periodístico han alcanzado una gran consolidación en el sector siendo una compañía formada íntegramente por freelance. Además, el modelo que han utilizado para llegar a donde están, ahora que ya están consolidadas, les permite establecerse y con mayor solvencia y mayor sostenibilidad a largo plazo que el resto de compañías tradicionales.

Más adelante veremos los beneficios que trae el que una compañía esté formada íntegramente por empleados freelance tanto para el empleado como el empleador, así como los grandes beneficios que proporcionan este tipo de empresas para el cliente y para la economía.

Aunque estemos hablando de compañías y asociaciones freelance, debemos decir que también existe una gran cantidad de profesionales cualificados que ejercen su profesión de manera independiente, es decir, sin pertenecer a empresas o asociaciones profesionales de freelance.

De hecho, este perfil es mucho más común verlo que el de las asociaciones freelance, además de que muchos empleados de grandes compañías suelen desarrollar su profesión con otras actividades como trabajador freelance.

Este último caso es muy habitual verlo en profesionales como los profesores universitarios. Muchos de estos empresarios e importantes directivos de grandes compañías también continúan su profesión laboral en las universidades, donde muchos de ellos imparten formación para diversas universidades y escuelas de negocios.

Para ir resumiendo y entrando en materia, cada vez son más los profesionales cualificados que ejercen su profesión como trabajador freelance, una nueva metodología que cada vez coge mas fuerza en el mundo y que la globalización y la interconexión de los países está favoreciendo a que esta tendencia continúe en aumento.

Debido a las dificultados que trajo la última gran recesión económica de 2008, los trabajadores cualificados debido a las grandes reducciones de personal en las compañías tuvieron que readaptarse al mercado. El mercado laboral estaba completamente estancado y no ofrecía soluciones a este personal cualificado desempleado, así como a los nuevos cualificados que egresaban de las universidades y se introducían en el mercado laboral.

Las nuevas condiciones laborales, el futuro económico incierto, la globalización, entre otras condiciones con las que se encontraba el nuevo contexto laboral no abogaba por continuar con el modelo tradicional, por lo que surgieron estas nuevas metodologías, completamente adaptables al nuevo paradigma que se avecinaba, el nuevo entorno denominado por muchos expertos como el entorno VUCA.

Este acrónimo, por sus siglas en ingles, hace alusión a un nuevo entorno Volatil, Incierto, Complejo y Ambiguo. En otras palabras, un entorno cada vez más difícil de comprender y predecir, donde todo es continuamente cambiante y nada es permanente. Este nuevo entorno llamaba a un cambio completamente disruptivo para el mundo laboral.

Con este entorno tan incierto y volátil, cada vez eran menos las empresas valientes que contrataban personal, por lo que esos profesionales que comentábamos anteriormente tenían que buscar una nueva metodología que les permitiese ejercer su profesión y generar ingresos.

Además, el pensamiento de los empleados, al igual que el entorno laboral y económico también sufrió un gran cambio. Las nuevas corrientes de pensamiento, la aparición de los millenials, la evolución y el auge del sector tecnológico y la globalización han sido un factor crucial para la aparición de estas nuevas metodologías de trabajo. Unas nuevas metodologías que buscaban poner solución a un entorno que para nada favorecía al empleo y que dejaba fuera del mercado laboral a muchos profesionales cualificados.

¿La solución?

Profesionales Freelance.

Un nuevo paradigma: los beneficios del trabajador freelance

Como comentábamos anteriormente, las condiciones que ofrecía el nuevo mercado laboral no eran lo suficientemente atractivas para los nuevos profesionales cualificados. Además, todo esto sumado a un mercado de trabajo completamente insuficiente y que no abastecía la demanda de empleo que existía.

Tampoco debemos olvidar el gran daño que hicieron las regulaciones en materia laboral por parte de los gobiernos, unas regulaciones que estancaron por completo la oferta de empleo y que desincentivaban la contratación de personal por parte de las empresas. Como se diría comúnmente, “se juntaron el hambre con las ganas de comer”, es decir, se vieron las caras simultáneamente una gran recesión económica y unas nuevas regulaciones en materia laboral que dificultaban la contratación.

Esta mala actuación por parte de los gobiernos tampoco ayudaba a esos nuevos cualificados que se encontraban en demanda de empleo y que no encontraban esa contratación por parte de las empresas. Con todos estos factores –mencionados anteriormente- que presentaba el nuevo contexto laboral, estos nuevos cualificados, junto a aquellos que habían sido expulsados de la población activa a nivel mundial tuvieron que tomar una decisión si querían volver al trabajo o comenzar su vida laboral.

Esta decisión fue la de comenzar a desarrollar su profesión por cuenta propia, es decir, comenzaron a ejercer por su propia cuenta. Para muchos de estos profesionales, esta tendencia comenzó dándose como una solución a corto plazo mientras encontraban una empresa que les contratase, pero, aunque a priori comenzase siendo una solución cortoplacista, para muchos de esos profesionales fue la solución a todos sus problemas, por lo que continuaron por su cuenta y dejaron de lado la búsqueda de un empleo.

Con la aparición de las nuevas tecnologías, con el uso de las TIC y la globalización mundial, muchos de estos profesionales descubrieron que en muchos casos era más rentable ejercer por cuenta propia que trabajar para una compañía. La interconexión de los países ofrecía un abanico de posibilidades para estos nuevos profesionales que buscaban introducirse en el mercado por su propia cuenta.

Este nuevo sistema de trabajo también favorecía a la conciliación entre el mundo laboral y el familiar, permitiendo una mayor libertad a aquellos empleados freelance de poder compaginar su vida personal con la profesional de mejor manera que los que trabajaban para una compañía.

El mundo freelance junto a la nueva economía digital abría nuevos mundos para el profesional cualificado, que encontraba la posibilidad de ejercer su profesión con total libertad, en todo el mundo y con una serie de recursos totalmente accesibles. Un nuevo mundo donde el trabajo lo marcaban esos profesionales, así como sus ingresos.

Además, estos empleados freelance comenzaron a descubrir que esta nueva metodología de trabajo comenzaba a tener un gran impacto también en su salud, ya que al controlar ellos mismos sus cargas de trabajo, en lugar de su jefe como hacían antaño, lidiaban mejor las situaciones de estrés y malestar que en sus antiguos puestos de trabajo, por lo que los beneficios seguían en aumento.

Con todos estos datos, los propios trabajadores se daban cuenta del mundo que estaban dejando escapar trabajando para grandes compañías, un sistema equivocado y obsoleto que tenía que cambiar inmediatamente.

Con la aparición del trabajo freelance, estos profesionales se topaban con una serie de beneficios como la mayor conciliación entre lo personal y lo laboral, una mejora en la salud, mayor control de los procesos, independencia completa en el trabajo, horarios totalmente flexibles, ingresos ilimitados, crecimiento y expansión continua, recursos gratuitos, entre otros. Una serie infinita de beneficios que ofrecía el nuevo paradigma laboral y que no se daba en los sistemas laborales.

Otro de los grandes beneficiados, y podríamos decir que uno de los más importantes, de esta nueva metodología es el cliente. Debido a los bajos costes que tienen los profesionales freelance, esto también se ve reflejado en el coste que le repercute al cliente. Por lo general, los profesionales freelance ofrecen honorarios mucho más bajos para el cliente, por lo que se han convertido también en la opción preferida por los clientes.

Observando la gran cantidad de beneficios que ofrece el empleo freelance, cada vez son más los empleados que se suman a este nuevo sistema de trabajo, por lo que los profesionales freelance también tienen un gran impacto en las economías. Con la aparición de los freelance, la tasa de desempleo también se ha ido reduciendo con los años, cada vez son menos las personas freelance que continúan en busca de trabajo.

Además, esta actividad laboral representa ingresos para el país en materia fiscal mucho mayores que los que ofrecería en caso de ser empleados de una empresa tradicional. Estas nuevas metodologías de trabajo también representaban grandes beneficios para las economías de los países, que centraron cada vez más sus esfuerzos en apoyar el empleo freelance y crear facilidades para aquel que quisiese sumarse.

Actualmente, en países como Estados Unidos ya hay más de 60 millones de trabajadores freelance, lo que significa que 1 de cada 3 personas empleadas en EEUU son profesionales freelance. Esto es una gran cantidad de freelance, tanto para la tasa de empleo como para la economía estadounidense, que posee un tercio de su población activa gracias a los trabajos freelance.

Otros países como Reino Unido o la India también poseen una gran cuota de empleados como freelance, además de que la tendencia va en aumento y se prevé un crecimiento de estos de hasta el 15% en algunos casos.

Como comentamos anteriormente, el sistema freelance ha pasado de ser una alternativa a ser la opción más escogida por los empleados para desarrollar su profesión en el nuevo contexto mundial. Además, según las encuestas, la gran mayoría de los profesionales freelance desean continuar en sus puestos actuales como freelance, que volver a las empresas donde militaban anteriormente.

Con este nuevo sistema, este nuevo modelo económico y laboral, el futuro de los nuevos profesionales cualificados tienda a ser un futuro freelance, un futuro libre donde los profesionales ejerzan su profesión de una forma independiente y sin la dependencia de una compañía que les contrate. Un futuro que hace reflexionar a las empresas, ya que el nuevo entorno ha hecho que un empleado en la mesa de su casa sea un competidor para la compañía.

Un competidor que se está convirtiendo cada vez más en la opción preferida por el cliente y que pondrá en serios riesgos la continuidad de las empresas tal y como las conocemos hoy en día. El talento independiente está ganando la partida a las grandes compañías, por lo que cada vez son más las empresas que se suman al cambio y basan sus plantillas en modelos freelance.