El Producto Interior Neto (PIN) es un indicador que mide el valor de los bienes y servicios finales generados en un país durante un periodo de tiempo determinado, una vez han sido descontadas las depreciaciones del stock de capital.

De la misma manera que un coche no vale lo mismo cuando es nuevo que después de haber sido utilizado durante varios años, ocurre lo mismo con el capital productivo (maquinaria o edificios por ejemplo), ya que se desgasta a medida que se usa para producir.

El PIN tiene en cuenta esta depreciación y se calcula deduciendo del PIB una estimación de la misma, que se conoce como amortización del periodo.

PIN: PIB – Amortizaciones del año

A las amortizaciones del año, en ocasiones también se les llama Consumo de Capital Fijo (CCF).

Aunque se considere que el PIN recoge de manera más ajustada la actividad económica de un país dado, se trata de un indicador poco utilizado por los agentes económicos. Ello se debe a la dificultad de estimar cuál es el valor exacto de la depreciación, lo cual hace que el resultado a veces sea poco fiable.