Emprendimiento social

El emprendimiento social es la puesta en marcha de una empresa cuyo objetivo final no es la maximización del beneficio económico, sino la creación de valor para la sociedad.

El emprendimiento social consiste en la satisfacción de una necesidad social o medioambiental, por medio de una empresa que genera beneficios económicos y se reinvierten en conseguir el objetivo social principal.

No debemos confundir el emprendimiento social con las organizaciones sin fines de lucro, ya que estas últimas no buscan el beneficio económico y el emprendedor social, a través de su empresa, si busca el beneficio monetario que será empleado en fines sociales.

No debemos confundir el emprendimiento social con la innovación social, ya que el emprendimiento lleva implícito la puesta en marcha de una empresa cuyo modelo de negocio sí puede ser innovación social. Sin embargo, una idea socialmente innovadora la puede llevar a cabo una empresa ya creada, una ONG o el sector público y no tiene porque llevar implícito un modelo de negocio.

Elementos del emprendimiento social

Para que la puesta en marcha de una idea de negocio pueda clasificarse como emprendimiento social, debe tener al menos los siguientes elementos:

  • El objetivo principal debe ser el cambio social y la creación de valor para la sociedad.
  • Debe proporcionar soluciones innovadoras a problemas sociales existentes. Hablamos de problemas tales como pueden ser la lucha contra la pobreza, el hambre, las enfermedades, la exclusión social, la educación, la delincuencia o el cambio climático.
  • Debe utilizar una empresa como medio para conseguir su fin.
  • La mayor parte de los beneficios deben reinvertirse en promover y conseguir el objetivo social último.

Características de un emprendedor social

Para que un emprendedor pueda caracterizarse como emprendedor social debe reunir dos requisitos esenciales:

  • Tener conciencia de una problemática social, así como, tener la voluntad y la motivación de querer cambiarlo.
  • Tener las habilidades para ser un empresario, es decir, liderar un equipo, buscar financiación, vender el producto y llegar al éxito. Sólo con la idea y la ilusión, no se llega al éxito en el mundo empresarial, sino que hay que tener las habilidades de cualquier otro empresario.

Ejemplos de emprendimiento social

  • Una empresa que venda agua embotellada y destine el 100% de los beneficios a la creación de un sistema para llevar agua potable a zonas subdesarrolladas.
  • Una empresa de crowdfunding donde únicamente se financian proyectos sociales.
  • Una empresa que emplee a personas con discapacidad y apueste por la mano de obra humana frente a la maquinaria que podría hacer ese mismo trabajo.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario