Las perspectivas empresariales en España todavía no atraviesan por su mejor momento pero, no obstante, un empleado que sabe comunicar sus objetivos, iniciativas y logros conseguidos tiene todas las de ganar a la hora de que sus superiores reconozcan su mérito y valía.

Desde que comenzó la crisis, miles de personas han perdido sus empleos en España, situándose el nivel de paro -según el Instituto Nacional de Estadística (INE)- en el 22,2% en agosto de 2015; además, un buen porcentaje de la población laboral ha conseguido mantener su puesto de trabajo pero ha visto reducidos sus honorarios debido a la situación actual.

6 puntos a tener en cuenta a la hora de pedir un aumento de sueldo

Ante esta perspectiva, es relevante tener en cuenta una serie de consejos para solicitar el ansiado aumento de sueldo y, casi con seguridad, obtenerlo:

  • Una de las llaves maestras para convencer a tu superior de que debe subirte el salario es explicarle exactamente qué haces y por qué eres importante ocupando el puesto de trabajo en el que estás. Para ello, redacta una lista de tus tareas diarias (incluidas horas extras y todo lo que aporte un valor añadido a tu labor) y de tus logros, es decir, de los datos que demuestren que efectivamente eres productivo, una cualidad que entusiasma a cualquier tipo de empresa.
  • Piensa en una cifra concreta de dinero antes de solicitar el aumento. Con este objetivo, evalúa tu salario con respecto a la media que se gana en el sector donde trabajas, en relación a los compañeros -indaga de manera discreta- y en función de la labor que desempeñes.
  • La pregunta que debes hacer no es si te van a aumentar el salario de manera inmediata sino que, dado el esfuerzo y dedicación que has invertido en tu trabajo -y que has demostrado-, si tu superior estaría dispuesto a analizar la propuesta, aprobarla y compartir su decisión con -en su caso- los demás directivos y socios de la firma.
  • Estudia la situación económica por la que está atravesando la compañía, ya que si ésta es difícil, tendrás que esperar un momento más oportuno para pedir el aumento: juega con vista, con psicología, para que no te tomen por un desconsiderado que sólo piensa en su propio beneficio.
  • Amenazar con abandonar la organización o con una suculenta oferta que te ha hecho la competencia tampoco guarda ninguna garantía: en el primer supuesto, no hay que olvidar que todo el mundo es reemplazable y, en el segundo, puede que la empresa en la que todavía estás no quiera o no pueda superar la propuesta de la que presumes.
  • Muestra una buena disposición a la hora de comunicarte, es decir, no vayas disgustado, enfadado, o comparando lo que tú ganas con lo que cobran tus compañeros. Recuerda que tu mejor argumento es demostrar tus logros, tus éxitos, los resultados que has conseguido con tu labor diaria. Y que, por estas razones, mereces ese aumento económico que pides, ese reconocimiento por parte de tus superiores.

Resumiendo, la mejor fórmula para conseguir ese aumento salarial consiste en mantener nuestro compromiso con los objetivos y metas de la firma para la que trabajamos y, asimismo, en establecer una relación cercana con los superiores, basada en la confianza mutua y el respeto. Como última pauta, una vez logrado el aumento solicitado, no lo divulgues por toda la organización: sigue siendo un asunto personal entre tú y tus superiores. El reconocimiento de tu trabajo.