billete-1000-rupias-indio

En un intento in extremis por luchar contra el dinero negro y la corrupción, el gobierno indio ha decidido retirar los billetes de 500 y 1000 rupias de la noche a la mañana. Analizamos las consecuencias de esta decisión.

Colas interminables para realizar los cambios de billete, cajeros fuera de servicio y comercios sin cambio en efectivo son algunos de los efectos inmediatos en la sociedad india después de que el Gobierno indio retirara de la circulación todos los billetes de 500 y 1000 rupias el 8 de Noviembre.

Se ha desatado una auténtica crisis de liquidez en un país donde el 90% de las transacciones son en metálico y ahora el 86% del dinero en circulación, ha quedado invalidado.

La principal razón de esta medida es combatir la delincuencia y la economía sumergida. Sin embargo, son las organizaciones criminales las que más riqueza poseen y no precisamente en rupias. El sector más rico del país, posee activos, divisas y realiza transacciones electrónicas por lo que su impacto será menor. En la otra cara de la moneda se ha desatado el pánico, vemos como la inmensa mayoría de la población ni siquiera dispone de una cuenta bancaria y se han quedado sin liquidez. Los turistas, sector de gran importancia en el país, también han manifestado sus quejas y en los hoteles sólo se admiten tarjetas de crédito.

¿Qué consecuencias traerá esta medida?

  • Depreciación de la rupia: el pánico y la inestabilidad del país hacen caer el precio de la moneda
  • Desestabilización del comercio minorista: la mayor parte de los comercios perciben salarios diarios o semanales, a los proveedores se les paga en metálico en el corto plazo… Si el comerciante se queda sin efectivo, no podrá hacer frente a sus pagos y no podrá llevar a cabo su actividad.
  • Disminución del consumo: Al no haber liquidez, el consumo interior baja e incluso en la clase turista, ya que este colectivo que deja un gran impacto económico en el país no puede pagar al comercio minoritario en tarjeta, pues muchos ni siquiera disponen de medios para este tipo de pagos.
  • Paralización de la industria: La distribución de mercancías se ha parado ante el riesgo a no poder cobrarlo, lo que provoca un efecto arrastre sobre el comercio minoritario que tampoco puede abastecerse y sobre el comercio exterior.
  • Efecto expansión en el sector exterior: India es la séptima economía del mundo, un país emergente sin liquidez. Cientos de fábricas textiles y manufactureras producen para el resto del mundo desde India. Una parálisis de su industria, afectará a la provisión del resto de países que se comenzará a manifestar en el medio plazo.

La retirada del efectivo y el impulso de las transacciones electrónicas, tiene sentido en economías desarrolladas donde la tecnología está sustituyendo a la moneda; pagos con tarjeta, con el móvil, todo ciudadano dispone de cuentas bancarias, todos los comercios disponen de TPV, el ecommerce está en auge… Un ejemplo de ello es Suecia, donde el efectivo supone el 2% del dinero total. Sin embargo, la población india no está preparada para un cambio de este estilo y menos de la noche a la mañana. La mayoría de la población vive en la pobreza y la peor parte de estos efectos se la llevan ellos. Veremos si esta medida ha hecho florecer el 20% de la economía sumergida del país y si se está combatiendo realmente la delincuencia, o si se incita a ella desde otra perspectiva.