La banca online es una nueva modalidad de banca que completa y renueva su tradicional concepto al realizarse de manera electrónica mediante acceso a la Red. Supone la posibilidad de realizar múltiples operativas bancarias sin necesidad de una sucursal física para ello.

La banca online permite realizar muy diversas acciones como la contratación de productos bancarios, la consulta personal e individual de dudas sobre los servicios de las entidades o el abono y transferencia de fondos, entre otros.

Tanto los bancos exclusivamente digitales como los tradicionales cuentan prácticamente en su totalidad ya con este tipo de servicios hoy en día, aprovechando su rápido crecimiento en los últimos años y lo ha visto como un modo más de ampliar sus negocios y llegar hasta nuevos clientes (principalmente el segmento de población más joven).

En ese sentido, este tipo de servicio online suele ser ofrecido de manera gratuita o a muy bajo coste por parte de los bancos gracias a la evidente reducción de los propios costes de la entidad a la hora de ponerlo en funcionamiento sin necesidad de más trabajadores o puntos de atención física.

Otras formas de denominar este concepto es banca virtual, electrónica o e-banking. La proliferación de los accesos a Internet gracias a los nuevos cajeros y los diferentes dispositivos móviles y la exponencial expansión de las redes a todos los rincones del mundo ha impulsado del avance de de este modelo bancario.

Por otro lado, está previsto que este sea un concepto aún por explotar y mejorar en los próximos años, debido a que el modelo bancario en medios electrónicos se encuentra actualmente en plena modelización y expansión.

Ventajas ofrecidas por la banca online

  • Rápidez e instantaneidad de las operaciones
  • Desaparición casi por completo de horarios para el cliente
  • Fácil acceso por medio de múltiples tipos de dispositivos
  • Reducción significativa de costes de material, personal e instalaciones para las entidades bancarias

Inconvenientes principales de la banca online

  • Desconfianza por parte de los clientes frente a la banca tradicional, así como desconfianza en términos de protección de datos y seguridad
  • Creación de mayor distancia entre cliente y banco
  • No todas las zonas geográficas y los tramos de población por distintas edades han experimentado la entrada de la Red en la misma medida. Por ello la adaptación sigue un ritmo creciente pero algo lento