Tirar la casa por la ventana

La expresión “tirar la casa por la ventana” se originó en la España de finales del siglo XVII, poco después de que en 1763 el rey Carlos III creara en España la famosa lotería. Por entonces se convirtió en costumbre que los ganadores de la lotería tiraran por la ventana de sus casas todos los muebles y objetos viejos para simbolizar los cambios que iban a experimentar sus vidas tras haber ganado el premio, ya que pasaban de la pobreza a la riqueza en pocos instantes. Actualmente se utiliza para describir una situación en la que se realiza un gran dispendio o despilfarro.