Logística de distribución

Lectura: 3 min

La logística de distribución se encarga de gestionar toda la fase que va desde que el producto se encuentra terminado hasta que llega a su destinatario.

Básicamente, la logística de distribución realizar el proceso necesario que hace posible que el producto final llegue a su destino. El destino puede ser otra empresa, una tienda o el consumidor final.

Es habitual limitar el concepto de logística de distribución al transporte. Si bien es cierto que es una parte fundamental de la distribución, no es la única. Es más, incluso es usual confundir el concepto de logística de distribución con el de logística. En algunas ocasiones se hace referencia al término logística como si solo fuera la parte de distribución. La distribución es una parte del todo.

Funciones de la logística de distribución

En función de cual sea el destinatario final de esta fase, la logística tendrá unas características diferentes. No obstante, en general, la logística de distribución lleva a cabo las siguientes funciones:

Tipo y tamaño de embalaje

En la logística de aprovisionamiento, es nuestra empresa la que recibe mercancía de los proveedores. En ese pedido exigimos una serie de requisitos como el coste, el plazo y la calidad.

Ahora, en la fase de distribución, nos convertimos en proveedores de nuestros clientes. Por ello, tiene sentido tener en cuenta todo lo que nos van a exigir. En esta línea, uno de los requisitos será que llegue en buen estado. Para ello, se torna esencial que el tipo de embalaje y el tamaño sea adecuado al producto.

Aunque el tamaño de un tornillo y un anillo sea parecido, podemos imaginar que no tiene sentido embalarlos de la misma forma. Cada producto requiere unas necesidades diferentes.

Vehículos en los que se transporta

En relación con los embalajes y sus características debemos pensar en el tipo de vehículos que transportarán la mercancía. Por un lado estudiar la velocidad, versatilidad y tamaño de los transportes. Y, por otro, ver las características específicas de cada uno.

En este sentido, cabe citar dos ejemplos. En el primero de ellos, supongamos que vamos a transportar helados. No podemos llevarlos en cualquier vehículo, el vehículo deberá integrar una cámara frigorífica. En el segundo ejemplo, supongamos que se trata de ropa. Nuestra empresa es muy grande y llevamos la ropa en un camión enorme. Sin embargo, el camión enorme no lo llevará directamente a la tienda. Llevará esa ropa a una nave y de ahí, se transportará en otro tipo de vehículo.

Conocer aspectos de este tipo, hace que la logística de distribución sea muy necesaria. Son detalles que parecen claros pero deben estar debidamente organizados y gestionados.

Zonas en las que se distribuye

Es de vital importancia, entender que dependiendo de las zonas a las que se distribuya deberemos tener en cuenta otros costes. Supongamos que distribuimos fuera de nuestra nación: ¿existen aranceles? Si existen, ¿qué coste suponen?¿Existe alguna posibilidad de reducirlos?

Además de esta cuestión que es una entre tantas, existen muchas otras. Un detalle importante es la seguridad. Existen países en los que transportar joyas conlleva mucho menos riesgo que en otros, donde la probabilidad de atraco es mucho mayor.

Esto debemos prevenirlo para evitar costes en este sentido.

La logística de distribución engloba muchas más cuestiones. Pero, en cualquier caso, debe quedar claro que las tres funciones mencionadas se relacionan entre sí. Las decisiones tomadas en una, serán tenidas en cuenta en otras.

Comparte este artículo

SI TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO, TE RECOMENDAMOS LEER:

Deja un comentario