Marketing sensorial

El  marketing sensorial se entiende como la manera de conectar las marcas con los usuarios apelando a los cinco sentidos. Las empresas pueden conectarse con la memoria y las emociones de los consumidores para hacer llegar de una manera más significativa sus productos.

Más ampliamente, el concepto de marketing sensorial a través de los estímulos sensoriales ayuda a distinguir productos. Los artículos están grabados en nuestra memoria y se han vuelto parte del proceso de compra a la hora de decidir cual escoger.

Los cinco sentidos en las estrategias de marketing sensorial

Se pueden realizar estrategias de marketing para cada uno de los cinco sentidos:

Vista

Este tipo de marketing aplicado al sentido de la vista, se denomina también marketing visual. El usuario se fija en los colores, las formas y los volúmenes. Las empresas pretenden conseguir con este tipo de marketing quedarse en la mente del consumidor en forma de imagen.

Un ejemplo de marketing visual. La empresa Mr. Wonderful utiliza imágenes impresas en sus artículos cargados de buenas intenciones. Han aplicado el término visual desarrollando una estrategia exitosa.

Tacto

El sentido del tacto ofrece una doble ventaja: se puede ver y tocar el producto. De esa forma se favorece la compra ya que se establece una relación más directa con el artículo.

Ejemplo. En las tiendas de ropa, marcas como Zara, Sprinter o Mango, donde se agolpan montones de camisetas y otros artículos. Los clientes pueden ver los objetivos, además de tocarlos y obtener una mayor precisión de lo que quieren. Por este motivo, se suelen dar grandes accesos al material de venta.

Gusto

Este sentido trabaja en relación con el resto, despierta a los demás sentidos. El sabor que impregna un producto puede hacerlo fácilmente reconocible. El nivel de retención es mayor que en el resto ya que permanece en el recuerdo.

Ejemplo. Las muestras de comida gratuita que proporcionan los supermercados a sus clientes. Se han convertido en una estrategia plausible porque favorecen la compra y el recuerdo de los productos que se dan a probar.

Oído

También denominado marketing auditivo. La introducción de la música o el audio en las empresas hace que los usuarios relacionen esas melodías con los productos. En ocasiones, se recuerda más la canción que el producto en sí. El objetivo de este tipo de marketing es asociar la música al producto y crear sensaciones positivas en los clientes que favorezcan la oportunidad de compra.

Ejemplo. El uso de música en tiendas de ropa, perfumes, accesorios. Esta estrategia pretende incitar a la compra por parte del público.

Olfato

También llamado marketing olfativo. Se utilizan aromas y esencias para relacionar un producto o una empresa. Los negocios personalizan su olor para crear sensaciones agradables que favorezcan la compra. Es complicado acertar con un solo aroma para todos los clientes, pero es uno de los riesgos de este tipo de marketing, que por otro lado se suele utilizar de manera muy acertada por parte de las empresas.

Ejemplo. Empresas como Sturburcks o Dunkin Donuts utilizan esta estrategia con el objetivo de crear un entorno agradable y óptimo para fomentar la entrada de público.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario