Subsidio cruzado

El subsidio cruzado es una estrategia que consiste en elevar el precio de un producto o servicio a un grupo de clientes. De esa forma, la empresa genera un excedente que le permite reducir la tarifa del mismo bien para otro segmento económico.

Lo usual es que, con este subsidio, las personas de más altos ingresos paguen un mayor precio. Así, la compañía puede cobrar menos a los individuos con rentas más bajas sin llegar a pérdidas.

En otras palabras, mediante el subsidio cruzado, los consumidores con mayor riqueza financian indirectamente a quienes reciben sueldos más bajos. Para las empresas estatales, esta es una alternativa al subsidio directo, cuando es el Gobierno el que paga con sus fondos parte del servicio o mercadería ofrecida.

Otro tipo de subsidio cruzado

Otro tipo de subsidio cruzado es aquel que consiste, en primer lugar, en aumentar el precio de uno de los bienes (tangibles o intangibles) que la empresa comercializa. Esto, en un mercado donde la firma ostenta una posición de dominio.

Con esos mayores ingresos obtenidos, la entidad es capaz de bajar la tarifa de otro de sus productos o servicios. Así, entrará con precios más competitivos a un mercado en el que busca ganar participación.

En conclusión, el subsidio cruzado es una forma de financiar una estrategia de precios bajos. Esto, cuando la organización ha optado por la diversificación empresarial.

Ventajas del subsidio cruzado

Entre las ventajas de subsidio cruzado destacan:

  • Permite a las empresas ingresar a los segmentos de menores ingresos.
  • Es útil para las compañías (usualmente estatales) de agua y electricidad. Con esa estrategia, pueden costear los servicios ofrecidos a sectores que demandan una mayor inversión inicial. Por ejemplo, al localizarse en una zona muy alejada del país o de la ciudad. A cambio, aumentan los precios a otro grupo de la población.

Sin embargo, también hay algunas desventajas:

  • Se puede usar esta clase de subsidio para llevar a cabo una estrategia de precios predatorios. Esto implica reducir las tarifas por debajo del coste de producción. Así, se busca eliminar a los competidores y conseguir el monopolio del mercado.
  • Puede ser que algunos consumidores falseen información o se trasladen para acceder a los precios subsidiados. En consecuencia, se reduce la efectividad de la medida porque terminan beneficiándose algunas personas que están fuera del grupo al que se busca proteger.

Ejemplo de subsidio cruzado

Un ejemplo de subsidio cruzado es aquel que aplica el Servicio de Agua Potable y Alcantarillado de Lima (Sedapal), en Perú, que clasifica a los consumidores según su nivel de ingreso en base a los datos recogidos por el Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI). Entonces, se cobran tarifas diferenciadas como observamos en el siguiente cuadro:

 

CategoríaRango de consumo

(Metros cúbicos por mes)

Tarifa

(Soles peruanos por metro cúbico)

Residencial
Social0 a más1,227
Doméstico subsidiado0-10

10-20

20-50

50 a más

1,227

1,368

1,445

5,239

Doméstico no subsidiado0-20

20-50

50 a más

1,445

2,051

5,239

No residencial
Comercial0 a 1.000

1.000 a más

5,239

5,621

Industrial0 a más5,621
Estatal0 a más3,445

Cabe acotar que, según Sedapal, para brindar el servicio de agua potable en Lima se debe invertir 3,66 soles peruanos al mes por metro cúbico. Es decir, la mayoría de usuarios paga un precio por debajo del coste, siendo algunos consumidores más subsidiados que otros.

Comparte este artículo:

Si te ha gustado este artículo, te recomendamos leer:

Deja un comentario