Fabrica Wolfsburg Volkswagenwerk

Tras el descubrimiento hace unos meses de que Volkswagen utilizaba un software informático capaz de falsear los resultados de los controles de antipolución, por el momento en Estados Unidos, Volkswagen recomprará o reparará los coches trucados por un valor de casi 15.000 millones de dólares, unos 13.280 millones de euros.

El grupo alemán falsificaba los controles que realizan las autoridades encargadas de la protección del medioambiente y salud pública, llegando incluso a afectar a la economía alemana. La trampa consistía en un algoritmo que era capaz de no ser detectado, pero que a la vez era lo suficientemente avanzado como para permitir que el vehículo “reconociese” el momento en el que estuviese siendo sometido a las pruebas oficiales, para así alterar sus emisiones.

Ahora tras meses de espera, y por el momento en Estados Unidos, Volkswagen recomprará o reparará los coches que incluyen ese software, por un valor cercano a los 15.000 millones de dólares, unos 13.280 millones de euros.

Dentro de estas cantidades compensatorias entrarían 10.000 dolares líquidos en cuestión de compensaciones individuales, ademas de multas medioambientales que llegan hasta la cuantía de 2.700 millones, sin contar con un presupuesto de otros 2.000 millones, destinados a financiar nuevas infraestructuras y campañas destinadas a sensibilizar sobre el problema de la contaminación.

El grupo de vehículos afectados ronda las 480.000 unidades de los modelos de Audi y Volkswagen con motor de dos litros. Aunque por lo visto, los problemas del grupo alemán no hacen más que crecer, ya que parece también afectar a los motores de tres litros de las que existen 90.000 coches solo en Estados Unidos. Serán los propietarios de los vehículos del grupo alemán los que decidirán si quieren que les compren o reparen el vehículo.

En el mes de septiembre de 2015, tras salir a la luz el escándalo, se difundió que Volkswagen estuvo vendiendo coches con la falsa publicidad de que reducían en un 90% las emisiones de óxidos de nitrógeno, cuando en realidad superaban en 40 veces las emisiones lo permitido en Estados Unidos.

En Europa, al contrario de lo que ocurre en EEUU,  las sanciones económicas son de una cuantía bastante mas inferior, a la vez que las regulaciones del consumidor mucho mas flexibles, por ello a pesar de que existe un numero mucho mayor de afectados, 10 millones de vehículos.

Al grupo alemán le queda un largo camino por delante para volver a recuperar su imagen pública, una pérdida que se ha visto reflejada con una caída del 20% en Bolsa. En Europa para lavar su imagen está ofreciendo ofertas para realizar revisiones gratuitas a sus vehículos así como pasando gratis la ITV. Ofreciendo un servicio premium gratutio y de esta manera tratando de mejorar su dañada imagen.