Denominamos blanqueo de capitales a aquellos procedimientos y mecanismos encargados de dar legalidad e introducción en el mercado de activos procedentes de actividades delictivas.

Conocido también como lavado de dinero o lavado de capitales, este concepto surge en los años 20 en Estados Unidos debido a que las mafias y gangsters montaron una red de lavanderías para convertir el dinero procedente de actividades ilegales en dinero de uso corriente y legal en el mercado, es decir, redireccionar el dinero negro hacia la legalidad.

Para blanquear capitales, existen multitud de formas y procedimientos con los que las personas que trabajan con actividades delictivas pueden introducir el dinero conseguido a través de éstas en el mercado de forma legal, pudiendo así trasladarlo de un lugar a otro. Una forma por ejemplo es presentar las ganancias obtenidas de forma ilícita como beneficios de alguna empresa, por lo que el entramado societario resulta muy importante. No sirve cualquier sociedad, sino una empresa en la que la mayoría de los supuestos pagos vengan realizados en metálico, por lo que es difícil cuantificar la procedencia y origen del dinero. Otra forma es la de comprar negocios ruinosos y quedarse con los activos o comprar bienes por un precio mucho mayor del que realmente tiene para luego vender ese mismo bien más barato. Esta última práctica tiene un coste (pérdida de dinero) pero a cambio se introduce una corriente de dinero ilegal en el mercado, blanqueando capitales de una forma sencilla y rápida.

El blanqueo de capitales puede ser debido a dos circunstancias:

  • Dinero procedente de actividades ilícitas (drogas, armamentos, prostitución, terrorismo, extorsión…) que de ninguna manera más que blanqueando podría legalizarse
  • Dinero procedente de la no declaración de flujos de actividades legales. Por ejemplo, dinero que no hayamos declarado a Hacienda de nuestra empresa o patrimonio, que si bien tiene la consideración de dinero en B, no provoca tanto rechazo como la anterior y además los estados permiten legalizar a cambio de una multa.