El Business to business, conocido en siglas como B2B, es un modelo de transmisión de información en la red relacionado con las transacciones comerciales que las empresas del mundo realizan.

En el mundo del Marketing, se conoce al Business to business como una forma de funcionar entre empresas directamente (“negocio a negocio”), ya que engloba las operaciones de carácter comercial que las firmas realizan entre ellas y sin depender del cliente final. Es decir, en este tipo de estrategia de marketing las compañías tienen como objetivo otras empresas en lugar de un consumidor.

Por medio del Business to business se desarrolla un tipo de comercio electrónico que engloba diferentes actividades en línea como la compra de bienes y servicios utilizando como modo de pago herramientas como tarjetas de crédito o los llamados monederos electrónicos o servicios de pago por Internet. Algunas de las principales ventajas que se derivan del uso de acciones de B2B tienen que ver especialmente con la reciente evolución que ha experimentado el entorno online y su vital importancia en el día a día.

El Business to business supone la realización de operaciones comerciales de manera más rápida y segura al desarrollarse entre los sistemas electrónicos de las correspondientes empresas. Del mismo modo, esto ayuda a que el número de transacciones pueda aumentar y, por tanto, contribuir a un crecimiento de la competencia. Por otra parte, el B2B ayuda a que la actividad comercial sufra gracias a este aumento de rapidez una disminución de muchos costes de gestión y, por tanto, mayores márgenes para las empresas vendedoras.

Como se señaló al comienzo, la propia definición del Business to business supone que no se tiene en cuenta en sus transacciones al cliente final. Para este otro tipo de actividad existe otro fenómeno más específico a clientes y conocido como Business to consumer.

Las empresas que se identifican con un servicio B2B aceptan que el grupo de clientes potenciales que tienen es mucho menor a si se dirigieran a clientes corrientes y no a otros negocios. No obstante, lo positivo de este hecho es que de esto modo pueden personalizar en mayor medida su producto y las estrategias de marketing que utilicen para su comercialización.

En ese aspecto, es común que, por la naturaleza de sus ventas, las empresas mantengan relaciones de fidelización de clientes entre sí mismas, manteniendo proveedores a lo largo de determinados periodos de tiempo. Esto es importante también dada la dificultad que existe dentro de esta modalidad a la hora de conseguir nuevos negocios clientes. Normalmente las empresas se ayudan de múltiples plataformas específicas en la red para buscar estas relaciones comerciales.

Del mismo modo, también pueden ayudarse gracias a bolsas de negocios existentes por zonas geográficas o por sectores industriales, así como en publicaciones y medios impresos que cumplen esta labor de información.

La práctica con B2B es habitual en el trabajo cotidiano de empresas mayoristas que apuestan por el comercio electrónico o en otras empresas que ofrecen bienes y servicios a otras como es el caso de consultoras y auditoras, por ejemplo.

El redactor recomienda:

Business to consumer (B2C)

Consumer to consumer (C2C)