Un cheque al portador es un cheque que puede ser cobrado por cualquier persona que lo presente en el banco o entidad financiera correspondiente.

Un cheque al portador es un documento de pago en donde no se indica el nombre del beneficiario por lo que cualquiera que lo tenga en su poder y lo presente al Banco podrá cobrarlo.

Características del cheque al portador

A continuación describimos las características esenciales de un cheque al portador:

  • No se indica el beneficiario
  • Puede ser cobrado por cualquier persona que lo porte, esto es, que lo tenga en su poder y lo presente al Banco
  • Generalmente se utiliza para el pago de pequeñas cantidades de dinero o cuando no se conoce bien quien debe ir a cobrarlo

Agentes involucrados en el cheque al portador

En la elaboración y cobro del cheque al portador intervienen tres agentes:

  • El librador: es quien se hace cargo del monto a pagar establecido en el cheque. El librador es quien da orden de pago, pone la cantidad a cobrar y firma el cheque.
  • El Librado: es la entidad financiera en donde el librador tiene cuenta. El librado es el intermediario que entrega el dinero al portador del cheque.
  • El tenedor: es la persona que tiene en su poder el cheque y lo presenta en el Banco para cobrarlo.

Ventajas y desventajas del cheque al portador

La gran ventaja  es que permite flexibilidad para que cualquier persona pueda ir a cobrarlo. Esto puede ser útil en algunos casos como por ejemplo cuando una empresa tiene varios empleados con distinta disponibilidad de tiempo y puede elegir libremente a quien enviar a cobrar el cheque.

Las desventajas son su riesgo de pérdida o robo. Cuando el cheque cae en manos ajenas no se podrá evitar que la persona lo cobre.