El contra-split de una acción es un tipo de operación habitual en finanzas y que consiste en la reducción del número de acciones de una empresa y, por consiguiente, variar en la misma proporción el valor nominal de las mismas aumentándolo. Por definición, una contra split es la operación opuesta al split de una acción, ya que su principal objetivo es dar como resultado un menor número de acciones con mayor valor nominal al de inicio.

Habitualmente suelen emplearse contra split de acciones en situaciones en las que las empresas tratan de hacer aumentar el valor de sus acciones. Esto sucede por diferentes motivos, como al realizarse varios splits anteriores o si se considera que el precio por acción es bajo y quiere aumentarse para dificultar la entrada de nuevos accionistas.

Al igual que sucede en el caso de los splits, este tipo de mecanismos financieros no suponen un perjuicio para los poseedores de las acciones sobre las que se realizan, debido a que este simplemente contará con un número menor de acciones en su cartera pero que habrán adquirido un aumento de valor proporcional a dicha disminución.

Mediante un contra split ocurre lo mismo que con splits, pese a que los primeros suelen ser menos corrientes en los mercados financieros. No afectan a la configuración o a la estructura de los accionariados de las empresas al realizar los correspondientes cálculos matemáticos, sino que establecen una equivalencia entre la situación previa a la operación y la posterior.

Ejemplo de un contra split de una acción

Pongamos el caso de la una compañía o firma B que tiene intención de aumentar el valor nominal de sus acciones en un 200%. Sucederá que el número de estas se reducirá a la mitad mientras que el valor de cada acción individualmente se doblará respecto al valor inicial.

La empresa B contaría en un primer momento con un total de 100 acciones a 4 euros por acción y plantea mediante un contra split aumentar su valor nominal en un 200%. A causa de esta operación, la firma B verá reducido a la mitad el número de acciones mientras que simultáneamente el valor individual de las mismas se dobla, siguiendo la misma proporción. Nos quedarían 50 acciones a 8 euros por acción (100/2 y 4×2).