Un empréstito es una forma de financiación por la cual se capta dinero del mercado por parte de entidades financieras para su posterior venta al público.

Se trata de un mecanismo utilizado por las grandes corporaciones e instituciones y a través del cual, se contrata con una entidad financiera o instituciones de crédito la compra y emisión de deuda. Primeramente, cuando una gran empresa o institución pública o privada necesita de financiación, suele recurrir a las grandes entidades de inversión y canalización  de flujos financieras para que, además de asesorarle, pongan a la venta los títulos de deuda.

Los bancos o instituciones de inversión, otorgan financiación para determinado proyecto, es decir, prestan dinero a la entidad, y posteriormente esta divide la deuda en varios títulos que puede poner a la venta al público. Suelen ser productos a medio y largo plazo, se considera renta fija, ya que se sabe con antelación los intereses a recibir/percibir, y difiere de un plazo fijo en que es la entidad otorgante la que asume el riesgo, pues es la que ha otorgado los préstamos, mientras que ésta a su vez emite los títulos con los que puede obtener una rentabilidad mayor.

Caso práctico

Imaginemos un caso en el que una gran empresa necesita financiación por valor de 500 millones. Esta empresa contacta con tres bancos, A, B y C, que acceden a darle financiación por valor de 250, 150 y 100 millones y con un interés del al 5%, 4% y 6% respectivamente.

A su vez, estas entidades deciden dividir la deuda y establecer títulos de un millón cada uno, por lo que se pondrán en circulación en el mercado 500 títulos a un interés del 2%, 3% y 4% de los bancos A, B y C respectivamente.

¿Cuál será entonces la ganancia?

El banco A obtendrá una ganancia bruta del 3% y 7.5 millones, el banco B un margen del 1% y 1.5 millones y el banco C ganará 2 millones con un margen del 2%.

Es una buena operación, ya que los empréstitos suelen basar su solvencia en la calidad y prestigio de la institución, y además son las entidades emisoras las que responden al impago de la deuda y están obligadas a devolver el capital a su inversores.