Se considera materia prima todo bien cuya finalidad sea su transformación durante un proceso de producción hasta convertirse en un bien de consumo. Existen algunos bienes materiales que no pueden ser utilizados directamente por los consumidores ya que necesitan ser transformados (el petróleo por ejemplo). Las materias primas son el primer eslabón de una cadena de fabricación, y en las distintas fases del proceso se irán transformando hasta convertirse en un producto apto para el consumo. En el mundo de la inversión se conoce también como commodity.

La principal característica de las materias primas es justamente la falta de tratamiento a la que se han visto sometidas por parte de la actividad humana, es decir, su cercanía al estado natural en el que se encontraban antes de ser explotadas.

Un claro ejemplo de materias primas son los recursos naturales (minerales, energéticos, forestales, etc.) de los que dispone un país. De esta manera podríamos decir, por ejemplo, que el hierro extraído de las minas para ser utilizado en la siderurgia es una materia prima, ya que posteriormente deberá verse sometido a un proceso de aleación con el carbono para convertirse en acero.

Materias primas (mmpp)Tradicionalmente la producción de materias primas se ha considerado una importante fuente de riqueza para un país, ya que normalmente éstas suelen deberse a recursos que son especialmente abundantes en ese territorio, y por lo tanto la competencia es más escasa. Sin embargo, el desarrollo de la teoría económica y de las primeras fábricas a gran escala evidenció las carencias de este tipo de bienes, sobre todo la volatilidad de sus precios y su poco valor añadido. Con el paso del tiempo la dependencia de la producción de materias primas como principal fuente de ingresos se convirtió en una señal inequívoca de atraso económico, mientras que los países desarrollados fueron especializándose en los bienes manufacturados y, más tarde, en el sector servicios.

La volatilidad de los precios de las materias primas, debido en parte a su escasez y a que dependen de factores naturales (como el clima) es uno de sus principales inconvenientes. Si a esto le sumamos el hecho de que su explotación requiere a veces grandes inversiones iníciales, los productores de materias primas se ven obligados a recurrir a mecanismos que aseguren la rentabilidad de sus explotaciones.

Materias primas en los mercados financieros

Hoy en día uno de los recursos más utilizados para protegerse de la volatilidad de los precios son los futuros financieros, que permiten a los productores de materias primas cubrirse ante posibles caídas de precios, acordando mediante un contrato de futuros, un precio concreto meses antes de la producción de esas materias primas. Los agentes de los mercados financieros pueden además invertir en estos bienes como en cualquier otro activo, sin necesidad de poseerlos físicamente. Las materias primas más cotizadas en los mercados financieros son: maíz, café, azúcar, soja, trigo, oro, plata, platino, petróleo crudo (tanto Brent como West Texas) y gas natural.

En inglés: Raw material o Commodity