La selección adversa ocurre cuando una parte de una transacción no tiene la información necesaria para poder distinguir las características negativas de su contraparte. Esta desventaja es aprovechada por la parte más informada, la que estará dispuesta a completar una transacción precisamente cuando es menos ventajoso para su contraparte menos informada.

La selección adversa ocurre en mercados con información asimétrica en donde una de las partes no cuenta con toda la información acerca de su contraparte.

Ante el riesgo de selección adversa, la parte menos informada puede ser reticente a realizar transacciones y en ese caso, los mercados funcionarán de manera ineficiente.

Solución para la selección adversa

Para poder reducir o eliminar la selección adversa se han tomado varias medidas entre las que se encuentras:

  • Seguros de salud obligatorios de modo que todos los individuos de distinto nivel de riesgo tienen que adquirirlo.
  • Las compañías tratan de identificar los grupos de consumidores de distinto riesgo. Así por ejemplo, las compañías pueden solicitar exámenes médicos a sus potenciales clientes o declaraciones firmadas en donde se reconocen conductas riesgosas o enfermedades previas.
  • Premiar a los clientes que demuestran un menor riesgo a lo largo del tiempo. Por ejemplo, una reducción del precio del seguro para aquellos individuos que han presentado pocos incidentes en un determinado período de tiempo.

Ejemplo de sección adversa

Uno de los ejemplos más conocidos de selección adversa ocurre en el mercado de los seguros de salud. La compañía de seguros no tiene información completa acerca del riesgo de cada individuo. Los individuos por su parte conocen mejor su riesgo ya que conocen y controlan su conducta (fumar, hacer ejercicio, alimentarse bien, etc.).

Si la compañía ofrece un seguro basado en el riesgo promedio pronto verá que los individuos con mayor riesgo (más probable atenciones médicas, hospitalizaciones, muerte, etc.) serán los que estén más interesados en adquirir el seguro. Los individuos con menor riesgo encontrarán que el precio del seguro es demasiado alto.

Se dice entonces que la compañía hace una selección adversa pues termina atrayendo a los clientes menos atractivos. De hecho, dado que el riesgo es más probable, la compañía puede terminar enfrentando mayores costos y la quiebra.