El Tier 1 o core capital es un ratio que se utiliza para medir la fortaleza de una entidad bancaria. Está integrado por el capital básico, formado principalmente de acciones ordinarias.  También puede incluir las participaciones preferentes perpetuas y otras inversiones del banco.

El ratio Tier 1 es por tanto la relación entre el capital social de un banco y todos sus activos ponderados por el riesgo. Este cociente nos proporcionará una buena aproximación sobre la fortaleza de los bancos.

Por tanto, la fórmula para el cálculo del Tier 1 es la siguiente:

Tier 1= Recursos Propios /Activos ponderados por el riesgo

Cómo puede mejorar una entidad el capital Tier 1

El Tier 1 de un banco puede incrementarse de dos formas posibles:

  1. A través de un aumento de capital: Es la mejor opción para fortalecer a un banco frente a posibles riesgos. Se amplían los verdaderos recursos propios a través de los accionistas. Tiene el inconveniente de que disminuye el beneficio y el dividendo por acción.
  2. Mediante la emisión de participaciones preferentes: Se emiten una especie de acciones sin derechos políticos. Es un instrumento muy limitado y que genera desconfianza entre los consumidores.

Basilea III y el Tier 1

El acuerdo de Basilea III obliga a las entidades bancarias a incrementar sus reservas de capital para estar protegidos frente posibles caídas.  Este documento también exigía una mayor capacidad para absorber pérdidas a través de los instrumentos de capital.

Así pues, Basilea III implica que el Core Tier 1 mínimo deba aumentar hasta el 7%. También se exigen unos mínimos en categorías de capital como el Additional Tier 1 al 1,5%, mientras que el Tier 2 deberá no ser inferior al 2%.

Por otra parte, se exigirán unos colchones de capital anti cíclicos del 2,5% que podrán ser empleados en los periodos de recesión económica. Esta medida deberá llevarse a cabo de manera gradual entre los años 2016 y 2018.