La trampa de la pobreza es aquella situación que se da cuando un país pobre persiste en el tiempo sin conseguir salir de la pobreza, debido a que no consigue desarrollar estructuras que le permitan crecer a nivel económico, social y cultural, debido principalmente, a la ausencia de ahorro que permita realizar inversiones productivas en su economía.

La trampa de la pobreza está muy vinculada históricamente con los países que no sufrieron una revolución industrial. La ausencia del ahorro es el componente fundamental que permite que estas economías no puedan desarrollar y promover inversiones que incrementen el grado de industrialización de sus economías y, como consecuencia,  estos países permanecen estancados en el pasado porque no son capaces de generar riqueza a través de la inversión o de liderar proyectos que permitan atraer inversión extranjera directa. Sin embargo, aquellos que si la tuvieron, han podido desarrollar sus estructuras políticas y económicas que les han permitido pasar de países subdesarrollados a países en vías de desarrollo y por último, a países desarrollados.

Factores que influyen en la trampa de la pobreza

Existen muchos factores que influyen en la trampa de la pobreza. Podemos destacar los siguientes:

  1. Ausencia de industrias productivas y de instituciones políticas.
  2. Existencia de dictaduras y corrupciones políticas.
  3. Acceso limitado al crédito y a los mercados de capitales.
  4. Falta de servicios de salud y de centros educativos.
  5. Guerras y Hambre.
  6. Ausencia de Infraestructuras.
  7. Fuerte impacto medioambiental que afecta a la producción agrícola y a la existencia de recursos naturales tales como el agua o los animales.
  8. Políticas monetarias laxas que fomentan una deflación en salarios persistente en el tiempo.
  9. Ausencia de inversiones productivas y de apertura exterior.

El concepto de trampa de pobreza alude precisamente a situaciones de baja movilidad socioeconómica. A su vez, desde el punto de vista teórico, buena parte de las explicaciones de la existencia de trampas de pobreza se apoyan en la presencia combinada de fallos de mercado y desigualdades de riqueza.

Por ejemplo, desde un punto de vista económico, en un contexto de mercados de crédito imperfectos, las personas con bajos niveles de riqueza inicial no puedan desarrollar su educación. Por otro lado, los niveles de riqueza afectan también el conjunto de oportunidades laborales de que disponen las personas. La imposibilidad de financiar las inversiones en capital físico requeridas para desarrollar un emprendimiento productivo condenan a las personas más  pobres a insertarse laboralmente como asalariados.