Tratar el trading como un negocio es un ingrediente esencial para un trading de éxito. Cuando los traders lo tratan como un pasatiempo, terminan comportándose y tomando decisiones como si estuvieran apostando para entretenerse, como si jugasen en un casino, en lugar de tomar buenas decisiones de negocios. El trading es un negocio serio y debe ser abordado como tal. Es muy importante hacer la distinción entre el trading y apostar por diversión.

Al igual que cualquier negocio, hay costes involucrados. El objetivo es que las ganancias excedan los gastos en una cantidad significativa. Al igual que cualquier otro negocio, hay gastos iniciales, una curva de aprendizaje y gastos diarios. Puesto que ningún trader gana siempre, las pérdidas son parte del coste de hacer negocios. Obviamente para mantener un negocio a flote, los ingresos deben ser mucho mayores que las pérdidas, pero las pérdidas son parte del proceso.

Los costes de hacer negocios como un trader de forex no son sólo las operaciones negativas. Es importante tener en cuenta las comisiones, los impuestos, las computadoras y el software, el equipo de oficina y los spreads que uno tendrá que pagar. Sí, es cierto que el coste más significativo serán los trades perdedores, pero si uno se asegura de tomar esto en cuenta al construir un plan de negocios, estará uno mejor equipado para hacer frente a esas pérdidas. Entonces uno no se preocupará de más por ellas.

El éxito en el trading de forex puede tomar dos direcciones principales. Bien, uno tiene que tener muchos más trades ganadores que perdedores, o bien, los trades ganadores tienen que ser mucho más grandes que los perdedores. Por supuesto, hay muchas maneras diferentes de lograr cualquiera de estas posibilidades. Los traders experimentados de Forex dicen que la segunda posibilidad es mucho más realista que la primera. Es decir, asumen que incluso acertando la dirección de mercado aproximadamente la mitad de las veces, si realizan una buena gestión monetaria podrán ganar dinero.

La proporción entre riesgo y recompensa es una parte importante de esta ecuación. Cuando la proporción de riesgo a recompensa es de 1:2, entonces uno sólo tiene que sacar ganancias de alrededor de un tercio a la mitad de las operaciones para tener un negocio rentable.

A diferencia de la mayoría de las empresas tradicionales, en el trading se tiene menos control del producto. Cuando uno está vendiendo un producto o servicio, la calidad del producto o servicio es la parte sobre la cual uno tiene mayor control. Hacer el producto o servicio el mejor en el mercado mitiga el riesgo tremendamente. No funciona de esa manera en el trading. Aquí, el control que uno tiene está en las decisiones, la estrategia y el conocimiento. Cuanto uno más aprenda y entienda el mercado mejores serán las decisiones y la estrategia, esperando que estas lleven a más trades exitosos.

Al igual que el perfeccionamiento de un producto o servicio requiere estar atento de lo que está sucediendo en el mundo, también lo hace el perfeccionamiento de su estrategia de trading. Se requiere aprendizaje constante, mejoramiento, y estudiar el mercado para aprender a tomar las mejores decisiones posibles. Cuando un trader se acerca al trading como un hobby está buscando uno o dos golpes de suerte. En cambio, como dueño de su propio negocio, uno va a estar buscando la mejor estrategia a largo plazo, donde uno o dos trades afortunados no mantendrán su negocio a flote.