A nadie le gusta la inflación, pero una deflación descontrolada (no una moderada y por poco tiempo) puede provocar una depresión económica y ser una dura pesadilla:
1010858_525242094213219_1691520548_n